Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Plutocracia o rescate del Estado: Los dilemas políticos del presidente electo Álvaro Colom
Por Miguel Ángel Reyes Illescas - Guatemala, 23 de diciembre de 2007

Después del gobierno empresarial, el peor de la transición, que empeoró los problemas fundamentales, ensanchó las distancias sociales, fue más que corrupto, y clausuró la agenda de la paz retornando a la represión campesina y social de viejos tiempos, el país necesita de un gobierno con una buena dosis de coraje. Debe ir más allá de los mínimos compensadores socio-económicos focalizados y de la dispersión de los pequeños programas y proyectos en un Estado desarticulado, vilipendiado, piñatizado y sin dirección. El Estado en su totalidad debe ser rescatado.

Su primera prueba.

Esta posibilidad no es necesariamente remota y depende de las decisiones que tome el presidente electo ahora, de inmediato, cuando tiene legitimación electoral e internacional. En un futuro contexto poco favorable al crecimiento económico, con angustias fiscales y un Congreso volátil, su gobierno estará más compelido a los intereses y conflictos entre las fuerzas predominantes en el país: las familias de los grandes empresarios, los grupos del capital emergente y los intereses monetarios particulares de la clase política, todos, en mayor o menor medida, relacionados con actividades ilícitas, alteraciones administrativas y para-legales a favor de sus intereses dinerarios. En este caso la plutocracia se consolidaría.

Es probable que, en el marco de la cultura conservadora predominante, la opción del votante del interior del país por el ingeniero Colom haya sido la versión guatemalteca de la tendencia hacia gobiernos de izquierdas que se ha venido presentando en América Latina. No tanto porque la UNE, su plan de gobierno y sus candidatos a diputados efectivamente hayan representado dicha opción o una alternativa socialdemócrata, sino porque el electorado mostró mayor capacidad de discernimiento ya desde la primera vuelta, con el voto cruzado.

¿Pero qué posibilidades tiene el futuro presidente y su partido de responder a esas expectativas? Las fuerzas que integran la UNE y, sobre todo, la composición del nuevo Congreso no representan las inquietudes de la población del interior. Son otros sus intereses. En el nuevo Congreso predominan los empresarios emergentes y dentro de éstos los de la construcción. Y el grupo socialdemócrata del partido es pequeño y débil y sus figuras más destacadas mencionadas para ministerios importantes, tienen poca fuerza política.

Los periplos internacionales y la convocatoria a diálogos del presidente electo son oportunos. Pero en la aprobación del presupuesto público mostró continuidad al proyectar el gasto público para satisfacer a grupos de poder y la sujeción a presiones de última ocasión. La indemnización a los diputados fue parte de esa aprobación presupuestal "pragmática" y la elección de la futura Junta Directiva del Congreso ya manifiesta matices de contubernio en el marco de intereses prebéndales de la clase política y sus redes particulares de apoyo.

El nombramiento del Gabinete, la segunda prueba.

La segunda prueba será el nombramiento de los ministros y secretarios. No será decisión de estadista si en ministerios y secretarías con menores capacidades institucionales y financieras como el Ministerio de Trabajo, la Secretaría de la Paz, Cultura y Deportes, se nombran funcionarios con sensibilidad social. Todos los gobiernos civiles de la transición lo han hecho, en mayor o menor medida, incluyendo el de Berger. El propósito ha sido proyectar una imagen plural y abierta a la demanda social y, eventualmente abrir canales de comunicación. Otros observan, más bien, para buscar la legitimación.

Falta ver si en los ministerios de Finanzas o de Comunicaciones, Energía, de Educación o de Relaciones Exteriores o en la "poderosa" SCEP y, todavía más importante en Agricultura, se nombran funcionarios orientados al beneficio general o si por el contrario, responden al llamado de los capitales. Si se retrocede a la militarización de los órganos de seguridad con los nominados para la SAE y SAAS o peor aún, si en la DIACO se continúa con un empresario.

Se han mencionado nombres, pero no estarán seguros hasta su efectivo nombramiento. La experiencia gubernamental reciente y el estilo de decisión del futuro presidente ha sido esperar el juego de las presiones y los intereses predominantes, decidir al final, según balances de fuerzas y la conveniencia última. Así ha sucedido con las decisiones sobre la CICIG, el IETAAP y el presupuesto.

Colom, un empresario pragmático.

Observadores informados han calificado al futuro presidente más que como socialdemócrata como un empresario pragmático y conciliador con alguna sensibilidad social. Se agrega que su perfil alcanzaría quizá un gobierno del tipo que ha desarrollado el presidente Zelaya en Honduras y, sin las puntualizaciones -legislación social y pluricultural, escuetas medidas antimonopolios familiares- del presidente Portillo.

Un escenario más abierto a las necesidades sociales y al equilibrio de poderes sólo tendría sustento si fortalece la franja socialdemócrata interna en cargos decisivos de la administración pública y, sobre todo, si finalmente logra un acuerdo estratégico con el movimiento sindical, particularmente con los maestros y otros actores de sociedad civil, especialmente con la organización indígena-campesina.

"Observadores informados han calificado al futuro presidente más que como socialdemócrata como un empresario pragmático y conciliador con alguna sensibilidad social".

Fuente: www.lahora.com.gt - 221207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.