Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Y el decreto 9-2003, para cuándo?
Por Marielos Monzón - Guatemala, 9 de noviembre de 2004

¿Cuántos más deben morir sin poder acceder a medicamentos porque el Congreso no encuentra tiempo ni fuerza para derogar el Decreto 9-2003?

El acceso universal a la salud y a medicamentos, de calidad y a un precio equitativo, para las y los guatemaltecos, sigue siendo un sueño lejano. Pero es más lejano aún, por la indecisión y las innumerables trabas que ha sufrido en el Congreso la derogatoria del Decreto 9/2003 que limita la venta de medicamentos genéricos en el país.

Hace más de un año que la derogatoria de este decreto, cuya vigencia significa un peligro real y concreto de muerte para miles de personas, transcurre por el laberinto, de las presiones, las negociaciones y las correlaciones de fuerza política. Dos veces, hubo acuerdo entre los jefes de bancada para derogarlo, y dos veces fue retirado del orden del día.

La presión de las empresas farmacéuticas transnacionales se hizo sentir y como relató el presidente del Congreso, Rolando Morales, llegaron a concretarse en amenazas directas de un congresista republicano, futuro esposo de Zuri Ríos, quién afirmó que si se derogaba el decreto, Guatemala podía quedar fuera del Tratado de Libre Comercio.

Esta presión se hizo pública y notoria en estos días, cuando el IGSS y el Ministerio de Salud, intentaron instrumentar un nuevo mecanismo de contrato abierto para comprar medicamentos.

Se trata de eliminar el sistema de doble asterisco que ocasionó pérdidas por 360 millones de quetzales al Estado y otorgaba un virtual monopolio a las transnacionales en un grupo de medicamentos. Las transnacionales demostraron que no están dispuestas a perder sus privilegios y anunciaron acciones legales.

Sin embargo, el IGSS y el Ministerio de Salud, al menos, han dado un paso por la vía administrativa para evitar la pérdida de millones de quetzales y permitir el acceso a medicamentos para la población.

El Congreso sigue sin colocar como prioridad la derogatoria del 9-2003. Ya culminaron las negociaciones para conformar la nueva directiva del Congreso; será dominada por la GANA, el FRG, el Partido Unionista y el Partido Patriota; los anuncios sobre la agenda prioritaria no incluyen el acceso a medicamentos.

El diputado de la GANA, Jorge Méndez Herbruger, que presidirá el Congreso no habla del tema en ninguna de sus declaraciones públicas. Hubo urgencia nacional para aprobar el pago a las ex PAC, que cortaron carreteras y tomaron edificios públicos, habrá sesión especial y quórum para elegir la nueva directiva.

¿Y la salud de los guatemaltecos para cuándo? Las amenazas de las ex PAC tuvieron efecto y el Congreso sucumbió, ¿también tendrán efecto las amenazas de las transnacionales farmacéuticas? ¿Qué tienen que hacer los enfermos y los pobres para que los escuchen?

Demasiadas preguntas y hasta ahora el Congreso no ha dado ninguna respuesta.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.