Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

OEA: tiempo extra
Por Marielos Monzón - Guatemala, 12 de abril de 2005

Más allá del resultado final, asistimos a una derrota diplomática de EE.UU.

Ayer ocurrió un hecho sin precedentes en la historia de la OEA, cinco votaciones terminaron empatadas y no se pudo elegir Secretario General. En las cinco votaciones, el chileno José Miguel Insulza y el mexicano Luis Ernesto Derbez, recibieron 17 votos cada uno. De nada valió el lobby de Washington, por este último.

Lo que ha ocurrido con esta elección demuestra como están cambiando los tiempos, se acabó aquello de que Estados Unidos designaba el secretario general de la OEA de su preferencia y todos le hacían reverencias.

Estados Unidos impulsó desde el primer momento la candidatura del ex presidente salvadoreño Francisco Flores, incondicional de Washington.

Esa incondicionalidad, Flores la mostró públicamente en hechos trascendentes y en otros francamente risueños.

Entre los primeros, están el apoyo a la guerra de Irak, el apoyo al bloqueo y el hostigamiento a Cuba y a la implementación sin fisuras de las políticas que ordenan los organismos financieros internacionales; entre los segundos, su declaración sosteniendo que el mejor día de su vida había sido cuando conoció a George W. Bush.

Pues bien, Flores tenía el apoyo explícito de Estados Unidos, al grado que Roger Noriega se reunió con los países del Caribe para “pedirles” que lo votaran, y no le alcanzó. Flores tuvo que retirarse de la contienda para no perder en la votación.

El primer hecho político trascendente entonces es que Estados Unidos no pudo imponer su candidato de primera opción y buscó hacer funcionar su plan B: apoyar al canciller mexicano Derbez o más bien, no permitir que ganara el chileno Insulza.

El segundo punto político de relevancia se dio en la misma votación; por primera vez en la historia de la OEA, se dan cinco rondas de votación empatadas, 17 a 17. Si bien Estados Unidos logró impedir la elección de Insulza, no pudo imponer ni su primer candidato, Flores, ni su segunda opción, Derbez.

Más allá del resultado final que se dé en los próximos días, asistimos a una derrota diplomática de Washington y una muestra de las enormes dificultades de relación que tiene con la mayoría de los países de América Latina.

Guatemala justificaba su voto por Flores, con el argumento que debía apoyar a la región, también utilizó el mismo argumento para respaldar a Derbez. Una verdadera lástima, hubiera sido bueno que se apoyara a la opción que aseguraba más independencia y más proyección de futuro.

Para tener futuro y aumentar su peso en la región, la OEA debe reflejar el sentir y las necesidades de todos los pueblos y los gobiernos del Continente y dejar de ser un organismo instrumental para un solo país.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.