Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Caracas: opción para el petróleo
Por Marielos Monzón - Guatemala, 26 de abril de 2005

¿Quién se beneficia comprando el petróleo caro?

El mundo entero está en peligro de una crisis energética. La guerra de Irak, la permanente convulsión política en las zonas productoras de petróleo, un consumo insostenible desde el punto de vista ambiental a largo plazo y las políticas de las empresas transnacionales son algunas de las causas.

El precio del petróleo se ha disparado y no hay perspectivas que baje sustancialmente en el corto plazo.

En todo caso, si se logra una mediana estabilidad, según los expertos bajará, pero el piso será mucho más elevado que los niveles de costo que tenía dos años antes de la invasión de Estados Unidos a Irak.

La crisis se hace sentir mucho más fuerte en las regiones y países altamente dependientes del petróleo para la energía y que además son importadores del crudo. Este es el caso de Guatemala y de prácticamente toda Centroamérica donde el 60% de la energía que se consume es producida en plantas termoeléctricas, es decir, alimentadas por petróleo.

Esto hace que el costo de la energía eléctrica sea prohibitivo para el Estado y para la población en general.

Además, el costo del petróleo afecta también el transporte, el boleto, la producción industrial y la agropecuaria.

La dependencia del petróleo ha colocado a nuestras economías en una situación de alta vulnerabilidad.

Ante la emergencia se empiezan a lanzar ideas para utilizar combustibles alternativos como el alcohol y el gas natural o los cambios en los patrones de consumo y las formas de producción de energía.

Lo cierto es que Guatemala requiere con urgencia de una política energética integral que aborde todas las aristas del tema.

Mientras tanto, es impostergable la toma de decisiones para aliviar la crisis. Una, que está completamente engavetada, es la ratificación por parte del Congreso de la República del Acuerdo Energético de Caracas, que fue suscrito por Guatemala en el año 2000 y cuya ratificación sigue pendiente en el Congreso.

En términos generales, el acuerdo plantea el suministro de crudo a Guatemala, por la cantidad de diez mil barriles diarios o sus equivalentes energéticos a precio preferencial, esquemas de financiamiento blando para amortización de capital; con un período de gracia hasta por un año y una tasa de interés anual del dos por ciento.

Es decir, petróleo barato, abundante y de calidad, que además puede ser pagado en especie con productos agrícolas guatemaltecos que necesite Venezuela.

Este acuerdo, está siendo utilizado por países de América del Sur y del Caribe y Guatemala sigue “analizándolo” desde hace 5 años; ante esto cabe preguntarse ¿Ni siquiera en situación de crisis se piensan salidas alternativas a las transnacionales?, ¿Las anteojeras ideológicas de nuestro gobierno llegan hasta comprometer la economía y el nivel de vida de todos los guatemaltecos? ¿Quiénes son los que se benefician con que Guatemala siga comprando petróleo caro? ¿Qué están esperando para aliviar la crisis energética con una salida inmediata?

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.