Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Petróleo barato
Por Marielos Monzón - Guatemala, 10 de mayo de 2005

Solamente hay que ratificar el Acuerdo y garantizar que la distribución del crudo esté en manos del Estado

La crisis internacional del petróleo ha puesto en graves aprietos a la economía guatemalteca, en parte por la dependencia energética casi exclusiva que tenemos, en parte por la falta de planificación, en parte por tener en manos privadas la generación de energía y la distribución de combustible y en parte por las anteojeras ideológicas del Gobierno.

La invasión de EE.UU. a Irak y la inestabilidad consiguiente en toda la zona petrolera de Medio Oriente, disparó los precios del crudo a récord históricos, el barril oscila en los US$50 y hay analistas que dicen que seguirá subiendo.

Esto es un dato objetivo y por supuesto que tira al alza el precio de la gasolina y tiene un impacto alcista e inflacionario en servicios claves de la economía.

Pero resulta que ese dato solo, no explica por qué el precio de la gasolina se triplicó en Guatemala y la energía eléctrica, cuya generación y distribución fue privatizada, es la más cara de la región y la peor en materia de servicios.

Aunque esta situación es grave, lo es más aún, las respuestas que ha dado el Gobierno.

Por un lado, quieren un nuevo impuesto al combustible, lo que hará que cueste más caro todavía y por el otro, el presidente Berger contesta que para paliar la crisis va a “rogarle al señor para que bajen los precios del petróleo”.

Parece que nuestro presidente piensa que la situación se debe a una maldición divina y que la solución debe venir de allí.

Resulta que no, la crisis tiene actores terrenales y las respuestas las debemos encontrar a través de la implementación de políticas públicas integrales y de medidas concretas; que debe asumir él como jefe de gobierno.

A través de esta columna y de Radio Universidad, informamos a detalle sobre la vigencia del Acuerdo Energético de Caracas, que Guatemala tiene pendiente de ratificación desde el 2000.

A través del mismo, podríamos acceder a 10 mil barriles diarios de gasolina hasta US$15 por barril más barato, pagaderos con un año de gracia y con la posibilidad de dar a cambio productos que Venezuela necesite, es decir, sin siquiera tener que desembolsar efectivo. Los diputados Otoniel Fernández y Alba Estela Maldonado plantearon un punto resolutivo pidiendo que se conozca el acuerdo y se apruebe de urgencia nacional.

En un sentido similar, se pronunció el presidente de la Comisión de Energía y Minas del Congreso, Mynor López.

Abona también, el viaje de jerarcas del Ministerio de Energía a Cuba, para negociar la compra de petróleo más barato, que los cubanos refinan en el marco del Acuerdo de Caracas.

Los recursos pueden ser muchos, pero lo que está claro es que hay que buscarlos en ámbitos alternativos al de las trasnacionales petroleras y fuera de la tan “eficiente” iniciativa privada que nos tiene prisioneros de un mal servicio a precios inaccesibles.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.