Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Otra vez “No”
Por Marielos Monzón - Guatemala, 5 de julio de 2005
marielosmonzon@hotmail.com

En todos los idiomas la gente dice: No, Mani, Sa’.

El domingo, la población del municipio de Río Hondo, Zacapa, realizó una consulta popular sobre la construcción de una hidroeléctrica. Votaron dos mil 831 personas, el 28.3 por ciento del padrón electoral municipal.

El 96 por ciento de los votantes, es decir, dos mil 735 personas, dijo “No” a las hidroeléctricas, 64 votaron “Sí”, hubo 30 votos nulos y dos en blanco. El “No” obtuvo 796 votos más que el alcalde electo en el 2003.

Esta vez la votación se hizo cumpliendo todos los requisitos fijados por los artículos 62 al 65 del Código Municipal: un grupo de vecinos juntó más de mil 100 firmas y la corporación municipal, convocó a la consulta.

De acuerdo con el Código Municipal, para que el resultado sea vinculante, deben participar más del 20 por ciento de los habilitados en el padrón, y en Río Hondo la asistencia superó esta cifra.

La votación se hizo con urnas suministradas por el TSE, que también supervisó la elaboración de las papeletas y entregó la tinta indeleble para marcar los dedos.

Aunque el Código Municipal es un cuerpo legal vigente y se cumplieron todos los pasos establecidos, igualmente se levantaron voces para cuestionar la legitimidad y la legalidad de la consulta.

El presidente Berger dijo que no se puede estar consultando todo y comparó una hidroeléctrica o una mina con una sala de cine. El ministro de Energía y Minas, por su parte, afirmó que las hidroeléctricas se construirán igual, con o sin consulta. ¿Entonces, en qué quedamos?

La campaña se centra ahora, ya no en el procedimiento, sino en otros dos puntos: la participación y el peligro de las consultas.

En cuanto a la participación, varios medios nacionales titularon exigiéndole a una consulta comunitaria lo que no se le exige a las elecciones nacionales; uno señaló “La mayoría de ciudadanos, 70.4 por ciento se abstuvo de emitir opinión”; otro escribió “La empresa hidroeléctrica Río Hondo pedirá a los tribunales que decidan quién manda: los dos mil 700 votantes o la Constitución” y un tercer medio, tituló su nota: “Poca afluencia en consulta de vecinos”.

En la votación en la que salió electo Berger, nadie tituló 42.11 por ciento no eligió este presidente.

En esas mismas elecciones, con toda la propaganda electoral y millones de quetzales en promoción, a nadie se le ocurrió decir que los alcaldes de Sipacapa, Río Hondo o cualquier otro municipio habían sido electos por menos vecinos que los que ahora dijeron “No”.

Sobre lo que algunos denominan “el peligro de las consultas”, cabría preguntarse: ¿La democracia es peligrosa?, ¿cumplir con la Constitución y respetar la ley es peligroso? Parece que algunos sólo conciben el estado de Derecho como la defensa de sus intereses y hablan de respeto a la ley cuando les conviene.

El único peligro aquí, es que no se respete la opinión de la gente y que se cierren los caminos democráticos de participación.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.