Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mal parido
Por Marielos Monzón - Guatemala, 3 de agosto e 2005
marielosmonzon@hotmail.com

“El TLC es una victoria pírrica del presidente Bush”. Víctor Ferrigno

Con una apretadísima votación, que ameritó la presencia del propio presidente Bush, se aprobó en el Congreso de los EE.UU. el DR-Cafta.

De acuerdo con informaciones de prensa, hubo presiones y ofrecimientos a demócratas y republicanos que los propios congresistas hicieron públicos: obras físicas para sus distritos electorales, apoyo para la reelección, amenazas de quedar fuera de las listas para las votaciones venideras y dinero en efectivo.

Este tratado comercial, resulta para la administración estadounidense actual un eje fundamental de su agenda política, porque le da aire en las negociaciones de la OMC, que habían quedado empantanadas luego de la propuesta de China, India y Brasil para que los países ricos terminaran con los subsidios agropecuarios a sus productores; le permite también rescatar algunos retazos del famoso ALCA, que quedó prácticamente asfixiado tras la negativa del Mercosusr de integrarse y le asegura contar con un modelo para presionar en la firma de nuevos tratados con otras regiones de América Latina.

En resumen, una vez más, Guatemala contribuye a viabilizar la agenda estadounidense y le permite oxígeno para seguir moviendo sus piezas en el tablero del ajedrez mundial; aún cuando los riesgos resultan graves en materia económica y social para nuestro país, en particular, para la población mayoritaria, que vive en situación de pobreza y vulnerabilidad.

Cómo será la cosa que hasta los diputados guatemaltecos que votaron a favor del TLC hoy están urgidos de aprobar las leyes compensatorias, para que según ellos, se contribuya de alguna forma a aminorar nuestras debilidades, antes que nos caiga el Cafta.

Lo que no han terminado de entender ni los congresistas ni el Gobierno, es que ningún tratado comercial por sí mismo, representa una oportunidad en las actuales condiciones y que el tan mentado desarrollo proviene de la implementación de una agenda nacional basada en estrategias integrales y transformaciones estructurales, que van desde el tema agrario y rural hasta la agenda de justicia y combate a la impunidad.

Las organizaciones sociales plantearon la semana pasada la necesidad de impulsar una agenda nacional de desarrollo, debatida y consensuada, atendiendo las necesidades de todos los sectores.

De lo contrario, a la pobreza y a la desigualdad, habrá que sumarle los efectos devastadores de un tratado que fue mal negociado y que, como siempre, beneficia a los intereses de las grandes compañías transnacionales y de los sectores económicos poderosos del país; ecuación peligrosa en la inestabilidad política y social que nos caracteriza.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.