Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Petróleo: entre Dios y la chatarra
Por Marielos Monzón - Guatemala, 16 de agosto e 2005
marielosmonzon@hotmail.com

¿Qué pasó con el Acuerdo Energético de Caracas?

Una vez más, la realidad, deja al desnudo el fracaso de la estrategia de privatizar todo y dejar al supuesto juego del libre mercado, sectores estratégicos de la economía. A las denuncias que afronta Unión FENOSA, por el tema de la energía eléctrica, se sumó ahora la decisión de los importadores y vendedores de gasolina, de aumentar los precios del combustible.

La gasolina subió desde la semana pasada entre 40 y 60 centavos por galón y el diesel entre 10 y 45 centavos el galón. El Gobierno calificó el incremento como arbitrario y anunció que a través de la SAT, investigará los márgenes de ganancia.

El presidente Óscar Berger, dejó entrever que hará algo más que rezarle a Dios, estrategia que parece no haberle dado mayor resultado, y anunció la venta de chatarra para subsidiar a los empresarios.

William Eisner, presidente de la Gremial de Energía e Hidrocarburos, que agrupa a los importadores de combustible, afirmó: “Como gremial, no podemos hablar de precios, porque eso es algo privado”. Cualquier parecido con la decisión de Unión FENOSA de no concurrir al Congreso porque como empresa privada no tienen obligación, es simple casualidad.

La crisis del petróleo es una realidad, el crudo está llegando a precios record, 66.86 dólares en Nueva York, pero con el alza no todos pierden. En el ranking de la revista Fortune, sobre las 10 empresas con más ingresos y más ganancias del mundo durante 2004, figuran cuatro petroleras.

Los ingresos de las cuatro sumadas, ese año fueron de 976 mil 430 millones de dólares y sus ganancias llegaron a 70 mil 089 millones de dólares. Según estimaciones, durante el 2005, los ingresos y las ganancias aumentaron cerca de un 20%.

La crisis no parece caerles nada mal. Esos números a escala nacional son muy parecidos, las empresas privadas que conforman un oligopolio de importación y distribución de combustibles están ganando y mucho. Una investigación periodística demostró que no sólo han mantenido su margen de ganancia, sino además, lo han incrementado.

El problema aquí es el sistema. En Guatemala todo es privado, en el mercado de combustibles, el Estado no tiene presencia alguna y fiscaliza lo que le dejan; y cuando quiere presionar, le recuerdan que no se meta en asuntos privados.

Mientras en América del Sur, se crea Petrosur y por ejemplo, Uruguay establece un acuerdo estratégico con Venezuela, que le asegura petróleo barato por 25 años y reactivación de la empresa estatal para refinar crudo, aquí seguimos apostando a un modelo de privatización que ha demostrado su fracaso y que sólo sirve para contribuir a que Esso, Shell y Texaco mantengan su puesto en el ranking de Fortune.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.