Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿A quién le sirven las maras?
Por Marielos Monzón - Guatemala, 23 de agosto e 2005
marielosmonzon@hotmail.com

“Los mareros son sólo soldados de una guerra entre el crimen organizado para ver quién controla el Estado”.

Víctor Ferrigno.

Los incidentes del lunes 15 de agosto, en siete cárceles del país, modificaron los ejes del debate sobre la seguridad y agregaron ingredientes a una polémica larga y muy poco clara. La preocupación sobre la seguridad y la violencia, es permanente en Guatemala.

Hasta la semana anterior, el debate tenía dos elementos principales: la polémica por el paquete de leyes de seguridad y la interpelación, con la amenaza de un posible voto de falta de confianza, al ministro de Gobernación, Carlos Vielmann.

El paquete de leyes contiene iniciativas clave como la ley de armas y municiones, la de inteligencia civil, la que regula las empresas privadas de seguridad y la del sistema penitenciario.

En todas ellas, se había logrado consenso con organizaciones sociales especializadas en el tema. Sin embargo, desde que la Gana asumió la presidencia de la Comisión de Gobernación las iniciativas comenzaron a ser renegociadas y su contenido modificado.

Según afirman algunos parlamentarios de oposición -de posturas ideológicas tan disímiles como la URNG y el Partido Patriota-, se busca imponer en todas estas leyes una concepción de mano dura y enterrar los proyectos inspirados en una concepción de seguridad democrática.

La situación de Vielmann en la interpelación, es también poco clara. Aunque pocos creen que las preguntas de la UNE lo pongan en aprietos; el temor es mayor, a que algunos votos de su propio partido, la Gana, se sumen a los del FRG, y que el ministro termine cuestionado como consecuencia de las disputas de poder en el Gobierno.

En estas disputas de poder, poco transparentes, vino a impactar la cadena de incidentes en las cárceles. Los mareros tenían armas de guerra y hasta granadas y no hubo un intento de fuga, una plataforma reivindicativa, una toma de rehenes, nada; convenientemente se limitaron a matarse entre ellos.

Para complicar más las cosas, Blanca Stalling, directora del Instituto de la Defensa Pública Penal, reveló en Radio Universidad, que el 2 de agosto informó al Ministerio de Gobernación de que había granadas en El Hoyón, Escuintla, y que las autoridades no le dieron la importancia debida.

Las preguntas son muchas: ¿A qué postura beneficiaron estos incidentes?, ¿quién financió e hizo ingresar en las cárceles las armas para las maras?, ¿qué grupos del estado paralelo están hoy en pugna?

El propio vicepresidente Stein ha reconocido que el crimen organizado está enquistado en el Estado y en los partidos políticos. Si esto es así, estos sectores oscuros y poderosos, una vez más han demostrado que no tienen límite, ni escrúpulo alguno, en los medios para imponer su agenda y sus intereses. Ese es el tema de fondo.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.