Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Y si fuera al revés?
Por Marielos Monzón - Guatemala, 30 de agosto de 2005
marielosmonzon@hotmail.com

“Las declaraciones de Robertson son repugnantes, ilegales e inmorales”

Reverendo Jesse Jackson

En una alocución televisiva de su programa Club 700, el pastor Pat Robertson, consejero espiritual del ex presidente George Bush, arremetió contra el presidente venezolano Hugo Chávez y llamó a asesinarlo, según dijo, en una estrategia rápida que no involucre una guerra multimillonaria como la de Irak.

Las declaraciones dieron la vuelta al mundo y dejaron claro que la doctrina de Seguridad Nacional, que provocó en Guatemala más de 250 mil muertos, sigue presente en la mente de líderes estadounidenses que ven en el adversario político un enemigo que hay que eliminar, sin importar los métodos.

Lo de Robertson es una versión más explícita de las palabras del presidente George W. Bush cuando afirmó al iniciar su cruzada antiterrorista: “Quien no está con nosotros, está contra nosotros”.

De derrocamientos y asesinatos de líderes políticos que tienen una visión diferente a la estadounidense o que según ellos representan una amenaza para la “libertad mundial”, hemos tenido numerosos ejemplos.

Por eso no sorprende que vuelva a plantearse el asesinato como la salida, ante el fallido intento de golpe de Estado del 2002 contra Chávez y los resultados del referéndum revocatorio, que además de cinco procesos electorales, han sido ganados por el presidente.

Lo que sorprende, es que en lugar de una condena unánime por parte de las autoridades estadounidenses y el inicio de un proceso penal por hacer apología del delito, las declaraciones hayan sido calificadas como “inadecuadas” y lo que se quiera hacer ahora, es darle vuelta a la tortilla y empezar a hacer análisis de qué tan ventajoso fue para el presidente venezolano el discurso del pastor.

Por si fuera poco, Donald Rumsfeld, aclaró que en realidad las declaraciones del reverendo Robertson estaban desubicadas en el tiempo, ya que desde 1978 existe una ley que prohíbe a Estados Unidos asesinar a un presidente de otro país.

Pero ¿qué hubiera pasado si la cosa fuera al revés? Si un líder religioso musulmán o consejero espiritual de Chávez hubiera llamado a asesinar al presidente Bush.

Entonces la maquinaria mediática de la Casa Blanca hubiera empezado una campaña feroz para convencer que la opinión del religioso representa la opinión de todo un gobierno extremista y estaríamos a las puertas de otra cruzada “antiterrorista” para liberar al mundo del “mal”.

Un dato adicional, de acuerdo con el director del programa latinoamericano de la Universidad John Hopkins: “La tibia reacción de Departamento de Estado ante las declaraciones del pastor, se debe a que la Casa Blanca es consciente de la importancia electoral de predicadores como Robertson que manejan millones de dólares y de votantes”. ¿Qué tal?

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.