Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Evo presidente
Por Marielos Monzón - Guatemala, 27 de diciembre de 2005
marielosmonzon@hotmail.com

“Es la América pobre, indígena, mestiza y mulata que se pone de pie…”. Eduardo Galeano.

El último mes del año terminó con una buena noticia para Bolivia y América Latina. Por primera vez, en casi doscientos años de vida independiente, Evo Morales, indígena aymara, fue electo presidente con más del 50 por ciento de los votos; a pesar que casi un millón de indígenas no pudieron votar por haber sido eliminados del padrón.

Este líder campesino del Movimiento al Socialismo (MAS) sentó su plataforma política en un gobierno de igualdad, justicia social, equidad y paz, ofreció la nacionalización de los hidrocarburos, en esta nación que es la segunda con mayor reserva de gas natural del continente, y aseguró un combate frontal al hambre y la pobreza.

Con Bolivia, aumentan los gobiernos de izquierda en América del Sur y se fortalece el bloque político integrado por Brasil, Uruguay, Argentina y Venezuela que han liderado una posición de dignidad frente a las imposiciones de los organismos internacionales y las potencias mundiales.

El triunfo de Morales tiene un significado especial para Guatemala; Bolivia muestra índices históricos de pobreza y subdesarrollo muy similares a nuestro país y también, una mayoría indígena, olvidada y reprimida.

Los indígenas bolivianos, la mayoría de la población, no encontraron nunca en los partidos de la derecha lugar para sus reivindicaciones y sus reclamos. Pero el que triunfa no es un partido indígena, es un partido de izquierda, que incorpora a los pueblos bolivianos, a los obreros y los campesinos.

Evo Morales está mostrando que los indígenas y los pobres, no pueden apostar a decorar gobiernos de derecha que los utilizan para lavar la cara de sus verdaderos intereses, por el contrario, es posible y necesario construir instrumentos políticos propios, con propuestas unitarias y eso, sólo se puede hacer desde la izquierda.

Lejos de levantar la bandera del miedo y el racismo, por el triunfo de Morales, la sociedad guatemalteca debería poner sus barbas en remojo pero para entender que la única vía posible de transformación de la inequidad, la pobreza y la exclusión es la política.

Y no cualquier política; la política como representación real de ideas e intereses sociales y no como una extensión más de la disputa por negocios de grandes grupos económicos.

La derecha deberá aceptar el legítimo protagonismo de los sectores sociales que históricamente conforman el respaldo de la izquierda; y la izquierda, deponer intereses personales y asumir que sólo la unidad y la acción política pueden conducir a los cambios estructurales que están planteados.

Bolivia nos dio el ejemplo, en nosotros está entenderlo y construir una alternativa propia que nos cambie el rumbo.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.