Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Doble rasero
Por Marielos Monzón - Guatemala, 9 de enero de 2007
marielosmonzon@hotmail.com

Rasero: palo cilíndrico que sirve para rasar las medidas de los áridos. DRAE

En la universidad, una amiga se quejaba permanentemente de cómo su papá actuaba de manera diferente con ella que con su hermano. Según él, había conductas que eran buenas para un hombre y malas para una mujer, y viceversa.

Una anécdota memorable fue una tarde cuando ella llevó a presentar a su novio a la casa y el padre le resultó con un sermón sobre la importancia de la virginidad en una mujer y la necesidad de la experiencia sexual de un hombre, previa al matrimonio.

Todo para decirle que tuviera cuidado porque a los hombres se les hace necesario para su virilidad tener relaciones sexuales y por lo tanto su pretendiente podría proponerle intimidad, lo que resultaría francamente inaceptable para una muchacha proveniente de “una familia decente”.

Conclusión, como decía mi amiga, su padre practicaba permanentemente una doble moral.

El cuento viene al caso porque en Guatemala es común y hasta aceptado medir con doble rasero una conducta. Viendo un canal de televisión por cable donde transmiten sermones religiosos, me quedé perpleja al oír cómo el predicador justificaba la infidelidad del marido “porque usted, señora, se la pasa en bata y tubos”, y no lo atiende cuando llega cansado de trabajar.

Y el pobre, dicho así más o menos, sucumbe ante la tentación del demonio cuando ve mujeres bien arregladas y atractivas, no como usted, fachuda y sin perfume. Compréndalo, perdónelo y, además, no sea haragana, arréglese para él.

Pero las cosas no se quedan allí; quienes se llenan la boca hablando del respeto al Estado de derecho y la legalidad son los primeros que justifican que en un operativo estatal de seguridad se violen flagrantemente las leyes del país y se cometan ejecuciones extrajudiciales. ¿En qué quedamos? ¿Es que el fin justifica los medios? ¿Es que los asesinatos valen en algunos casos sí y en otros no?

¿Cómo es posible, por ejemplo, que haya quienes condenen los regímenes totalitarios y abusivos como el de Saddam Hussein y aplaudan su ejecución, pero al mismo tiempo sean los primeros que se oponen a los juicios por el genocidio cometido en el país, so pretexto de que aquí lo que hubo fue una estrategia contrainsurgente que evitó que Guatemala cayera en manos del comunismo y lo de Hussein fueron delitos de lesa humanidad? Finalmente, ¿no es exactamente lo mismo un asesinato de un iraquí que de un guatemalteco por razones políticas en una dictadura?

Quien desde una columna de opinión utiliza el doble rasero, según lo que le convenga, está contribuyendo a continuar con esta doble moral chapina que tanto daño nos hace.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.