Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lo que les da la gana
Por Marielos Monzón - Guatemala, 30 de enero de 2007
marielosmonzon@hotmail.com

Cuentahabiente estafado por el Banco de Comercio: “Todos están en contubernio”.

En pleno apogeo estaba la crisis del Banco de Comercio, cuando me tocó ir a pagar la mensualidad de un crédito que tenía con el suspendido Bancafé.

Desde octubre del 2006, la Junta de Exclusión anunció que Corfina se haría cargo de la cartera y realizaría los cobros por medio de las agencias de Banrural, Banco Reformador y Agromercantil. Pero cuál no sería mi sorpresa la semana pasada, cuando no pude efectuar el pago porque el crédito estaba congelado.

Me la pasé de un lado a otro tratando de averiguar qué sucedía, hasta que por fin un receptor-pagador, en una agencia de Banrural, me dijo que a lo mejor Agromercantil había adquirido mi deuda.

Tal cual, sin decir agua va, y sin pedir mi autorización, Corfina le vendió mi préstamo a ese banco. Al requerir la información en la entidad, una amable funcionaria me dijo: “Siéntase contenta, usted fue seleccionada por nuestro banco; además, ya no va a tener que seguir asegurada por una empresa de un grupo financiero quebrado (se refería a la Aseguradora del País, la única entidad del grupo Bancafé que siguió con vida)”.

Pero, señora”, le repliqué, “se supone que por lo menos debieron haberme preguntado si quería yo trasladar mi crédito con ustedes y notificarme con anticipación lo que se pensaba hacer, porque ahora resulta que tengo dos seguros vigentes y obviamente dos entidades a las que debo pagar”.

No se preocupe”, me dijo, “lleve una carta a la Aseguradora del País donde diga que su crédito fue trasladado y que, a partir de enero, usted ya no quiere el seguro con ellos; porque, además, en muchos talleres ya no están recibiendo carros asegurados con Bancafé”. ¡Increíble solidaridad gremial!

En ese momento me acordé de que, un par de meses atrás, me había llegado una carta para ofrecerme trasladar mi crédito al Agromercantil; en la misma se me explicaba que por Q500 podía hacer el trámite. Me pareció un exceso eso de los Q500 y, además, como no tengo cuenta en ese banco, decidí no trasladarlo.

Al decirle eso a la funcionaria, ella me contestó que todo fue parte de un acuerdo entre ese banco y Corfina, “pero si usted quiere, negocie con otro banco que nos compre el crédito. Eso sí, va a tener que seguir pagando aquí hasta que la compra se concrete, pero mejor no se haga tanto problema; quédese con nosotros”.

Bueno”, le dije por fin, “dígame cuáles son las condiciones y cuál es mi cuota y ya veré yo qué hago”.

Y ahí la cosa se puso peor; no pudo decirme, porque la cartera no está habilitada. Y en estas seguimos, viendo cómo los bancos siguen haciendo lo que les viene en gana, bajo la complaciente mirada de la Superintendencia y la Junta Monetaria, que no reaccionan, aunque estos señores se sigan pasando por el arco del triunfo los derechos de la población.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.