Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

De paseo
Por Marielos Monzón - Guatemala, 14 de febrero de 2007
marielosmonzon@hotmail.com

Celso Amorim: “Para que se nos respete en política exterior, lo primero que hay que hacer es respetarse uno mismo”.

¿Qué se supone que hay que entender del comunicado de la Casa Blanca que textualmente dice que el presidente George W. Bush visitará Guatemala para “experimentar la rica diversidad cultural” de nuestro país?

Sin ir muy lejos, hablando de nuestro vecino del Norte, el comunicado refiere que se busca “enfatizar nuestra fuerte asociación con México”, y “demostrar apoyo a los esfuerzos del presidente Felipe Calderón para abordar la pobreza y la desigualdad de ingreso, restaurar la ley y el orden, luchar contra la amenaza común del narcotráfico y fortalecer nuestra relación económica”.

En Colombia se reforzará “el compromiso de Estados Unidos de apoyar la exitosa batalla de esta nación contra el narcoterrorismo y los esfuerzos para mejorar las vidas del pueblo colombiano”.

Con Brasil se quiere ampliar las negociaciones sobre acceso a energía alternativa, y con Uruguay, estrechar los lazos comerciales.

Por lo visto, se nos incluyó como una especie de escala turística en el viaje presidencial, algo para distraer al mandatario de su agenda política y económica con la región; porque claramente no se nos cataloga ni como socios ni como aliados estratégicos, a pesar de que les firmamos el DR-CAFTA tal cual lo quisieron y nos prestamos a ser el candidato de EE.UU. para ocupar un escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Esto no viene a ser más que otro eslabón en la gran cadena de desplantes que el actual gobierno ha recibido; y que, dicho sea de paso, no se ha caracterizado por hacerse respetar. El problema es que quienes resultan afectados con toda esta situación no son precisamente los funcionarios del Ejecutivo, sino todos los guatemaltecos.

Basta recordar que casi inmediatamente de la reunión de alto nivel con la secretaria de Estado Condolezza Rice, donde se le pidió reconsiderar la aprobación de un TPS para los connacionales residentes en EE.UU. y la suspensión temporal de las deportaciones masivas, vino un operativo sin precedentes en una zona de Texas donde se afectó a cientos de guatemaltecos y sus familias.

La postura oficial de nuestro país sobre la construcción del muro, el maltrato y los vejámenes que sufren los migrantes guatemaltecos, y los recientes secuestros y asesinatos de los que son víctimas al tratar de cruzar la frontera, ha sido tibia, genuflexa y complaciente, y allí tenemos la respuesta: somos buenos para venir a pasear por unas horas, pero no para que se nos tome en serio y se atiendan nuestras demandas.

Para que se nos respete en política exterior, lo primero que hay que hacer es respetarse uno mismo, dice el canciller brasileño Celso Amorim. ¿Alguna barba en remojo?

Fuente: www.prensalibre.com - 130207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.