Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Qué vino a buscar Bush?
Por Marielos Monzón - Guatemala, 13 de marzo de 2007
marielosmonzon@hotmail.com

Bush en Uruguay: “Soy consciente de que no tengo mucha popularidad en América Latina”.

George W. Bush, presidente de Estados Unidos, pasó por Guatemala, lo hizo en el marco de una gira por Latinoamérica; en cada país fue recibido por el repudio popular, 10 mil personas manifestaron en Brasil, 40 mil en Uruguay y siete mil en Colombia.

Mucho se ha dicho sobre los motivos de la gira. Oficialmente, Bush ha señalado que se trata de promover “una agenda constructiva” con los países latinoamericanos. Analistas de Estados Unidos señalan, en cambio, que este es un intento “tardío y pobre” de Bush de mostrar “alguna” política hacia América Latina ante el avance de la izquierda y, sobre todo, del crecimiento de la influencia del presidente venezolano Hugo Chávez. Pero fundamentalmente hablan de necesidades políticas internas: disputar a los demócratas el cada vez más influyente voto hispano. The New York Times llegó a titular irónicamente un editorial: “Gracias, señor Chávez”.

En el mismo reconoce que gracias al mandatario bolivariano “por fin Bush tiene alguna política hacia América Latina”.

El centro de esa “agenda constructiva” es el incremento de la ayuda a América Latina, con programas de salud y educación, por un monto anual de US$2 mil millones, anunciado por Bush como una nueva “Alianza para el Progreso”, la frustrada iniciativa de Kennedy de hace 45 años.

Más allá del monto de esa ayuda, que equivale al 0.04 por ciento de las ganancias que las transnacionales estadounidenses sacan por año de América Latina, Bush, con una sola resolución, dejó claras sus prioridades.

El viernes pasado, cuando viajaba de Brasil a Uruguay, firmó en el Air Force One el envío de ocho mil 200 soldados más a Irak y Afganistán y pidió para financiarlos US$3 mil millones. En un solo acto, destinó a la guerra US$1 mil millones más que toda la publicitada ayuda que piensa dar a América Latina.

Para el caso de Guatemala, es clara la política de Bush hacia los migrantes: si la construcción del muro no era suficiente señal, allí está la redada del martes último, en Massachusetts, en la que fueron detenidos más de 138 guatemaltecos, dejando a sus hijos en el abandono.

Bush pasó por Guatemala y por América Latina, hizo promesas, se sacó fotos y trató de dar la imagen de que nosotros le preocupamos, como dijo en su mensaje radial: “Hoy, Laura y yo estamos en América Latina. Nuestra nación tiene un interés vital en ayudar a tener éxito a las jóvenes democracias en nuestro vecindario.

Cuando nuestros vecinos prosperan, crean mercados más vibrantes para nuestros bienes y servicios. Cuando nuestros vecinos tienen un futuro optimista en sus propios países, pueden encontrar trabajo en su país y es menos probable que emigren a nuestro país”. ¿Está muy claro, verdad? Esas son las prioridades de Bush.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.