Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Otro hoyo
Por Marielos Monzón - Guatemala,10 de julio de 2007
marielosmonzon@hotmail.com

EAhora en la zona 14; a media cuadra de la Avenida de las Américas.

El miércoles, a mediodía, un estruendo y un temblor prolongado y fuerte nos sacó de la rutina del trabajo. Un terremoto, pensamos, y salimos a ver. Las vecinas ya estaban en la calle y narraron cómo la estructura de la construcción aledaña se había venido abajo.

Al salir, observamos un agujero enorme que había destruido la banqueta y una buena parte de la 19 calle, en la 2a. avenida de la zona 14. Había un hombre ensangrentado y, según me dijeron testigos, varias personas más estaban heridas, entre ellas, la señora que vende tortillas en el sector.

“Se las llevaron, y no sabemos a dónde”, comentaron. Uno de los guardias de un edificio vecino aseguró: “Fueron seis o siete los heridos, pero usted ya sabe, seño; mejor no hay que meterse, porque a uno le puede ir mal”.

El condominio donde se ubica mi oficina está justo a la par de donde ocurrió el derrumbe. La pared que se desplomó dañó la estructura de los apartamentos que ocupábamos, por lo que Conred decretó la evacuación.

Pero los daños no fueron solamente en los terrenos del condominio y la obra en construcción; la calle y la banqueta, que son públicas, también se desmoronaron. Aún arriesgando la vida de los trabajadores, los constructores dieron la orden de levantar una pared de lámina alrededor del gran agujero.

Ese día hubo de todo: prepotencia de algunos propietarios que gritaban que lo ocurrido había sido en “propiedad privada” y nadie tenía derecho a entrar, ni Conred, ni los bomberos, ni el Cuerpo de Ingenieros del Ejército; aun cuando claramente la vida y los bienes de varias familias estaban en peligro. A dos personas que estaban de visita en los apartamentos se les inquirió: “¿Y ustedes quiénes son? Ustedes no son nadie, y no tienen nada que estar haciendo aquí, así que no hablen”.

Días después de lo ocurrido, aún quedan varias preguntas para las que exigimos respuesta. ¿Qué fue exactamente lo que pasó? ¿Cuántos son, dónde están, qué fue lo que les ocurrió y quién trasladó a las personas heridas y por qué? ¿Hubo responsabilidad de la constructora o qué fue lo que ocasionó el derrumbe? ¿Quién autorizó a una constructora privada levantar una pared de lámina, en plena vía pública, justo después de lo sucedido, y con qué objeto? ¿Cuál es la situación actual del área y qué posibilidades hay de que otro hundimiento suceda? ¿Quién va a asumir los daños y perjuicios causados a las personas heridas y a los vecinos afectados?

Porque no se trata solamente, como dijo el abogado de la constructora, de que el seguro paga y aquí no ha pasado nada. Hay que deducir responsabilidades, investigar lo ocurrido, mejorar los controles de las obras, dar un informe circunstanciado de cómo está el sistema general de drenajes en la Ciudad de Guatemala y ejercer la autoridad sobre las empresas privadas, porque no puede ser que cada vez que alguien levante un edificio, una casa o una pared, se abra un enorme agujero.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.