Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Adopciones: aprobación crucial
Por Marielos Monzón - Guatemala, 11 de diciembre de 2007

La falta de control y regulación, aunada a los incentivos financieros, han resultado en casos de coerción y soborno, y en la venta de niños.

El propósito fundamental de la institución de la adopción, que es dotar a un niño o niña de una familia, cuando por alguna razón no la tiene, se ha visto totalmente desvirtuado en Guatemala, a partir del negocio lucrativo en el que se han convertido las adopciones internacionales.

Según consta en el Informe Anual del Procurador de los Derechos Humanos, en el año 2006, se registraron cuatro mil 803 adopciones internacionales. Sólo el 3 por ciento de los niños fueron declarados judicialmente adoptables, mientras que el 97 por ciento fueron entregados “voluntariamente por sus padres” ante un notario. En la mayoría de casos, los niños eran hijos de madres solteras.

Si se considera la relación entre la población guatemalteca y el número de adopciones que actualmente se tramitan en Guatemala, somos el primer país proveedor de adopciones internacionales en el mundo.

De acuerdo con el Movimiento Social por los Derechos de la Niñez y Juventud, Guatemala es, después de China, el país que efectúa el mayor número de adopciones a Estados Unidos de América.

Muchos padres adoptivos escogen nuestro país, debido a las facilidades que ofrece el proceso de adopción y el relativamente breve tiempo en que ésta se concreta –por no existir controles adecuados por parte del Estado que garanticen la procedencia del niño y su bienestar futuro. El promedio del costo que representa el proceso de adopción internacional, por la vía notarial en Guatemala, es de aproximadamente US$27 mil, que van directamente al bolsillo de los profesionales involucrados.

Actualmente, estos procesos están asociados a delitos a través de los cuales se obtienen los niños y niñas para satisfacer la demanda internacional, lo que constituye una forma de comercio de seres humanos, mediante complejas redes en las que se involucra el crimen organizado, infiltrado en las instituciones de control del Estado.

Esta situación ha significado la suspensión de las adopciones procedentes de Guatemala, por parte de Canadá, Alemania, España, Francia, Holanda y el Reino Unido, mientras no se garantice que los procesos se realizan con controles por parte del Estado y en observancia del principio de interés superior del niño.

Este lucrativo negocio, en el que la “mercancía” son los niños y niñas de Guatemala, debe detenerse inmediatamente. Hoy, el Congreso de la República conocerá en tercera lectura y aprobación final la iniciativa de ley sobre adopciones, con la que se pretende adecuar los procedimientos al Convenio de La Haya, ratificado por Guatemala, en el que se establece como prioridad el bienestar integral de los niños y niñas que son dados en adopción.

Cada voto resulta vital en esta cruzada por la dignificación de la institución de la adopción y la defensa de los derechos fundamentales de nuestra niñez.

Fuente. www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.