Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Otros modos de fraude
Por Milton Alfredo Torres Valenzuela - Guatemala, 24 de octubre de 2007

No esperemos que el fraude se produzca como en tiempos pasados, de una manera burda, descarada y violenta; robando urnas y cambiando los resultados antes de ser registrados oficialmente.

Las formas de fraude se han sofisticado. El fraude ahora se produce por medio de la manipulación, de la propaganda ilícita fuera de tiempo y de lugar; por medio de los ataques velados e indirectos y, sobre todo, por medio del financiamiento subterráneo que los grupos de poder ligados al narcotráfico y al crimen organizado otorgan a los partidos políticos más fuertes.

Fraude también es la demagogia, es decir, la mentira con fines electoreros. Demagogia que se traduce en desprecio e irrespeto hacia la ciudadanía, porque ofrecer cosas que no se pueden cumplir, obsequiar objetos o prometer dádivas a correligionarios, es justificar los medios de la peor manera, o sea, engañando a los ciudadanos.

Crear espejismos, falsas expectativas, ilusiones de cambio, sabiendo que no serán posibles, dados los compromisos adquiridos por los pseudolíderes y por los partidos que los respaldan, especialmente por la calidad moral de quienes les financian y de quienes les dan protección, es una forma mezquina de llevar a cabo el fraude.

Lo peor de todo es que esta nueva forma de fraude nos parece "normal", y por "normal", aceptable. La ingenuidad por ignorancia es la mejor aliada de los fraudulentos candidatos que han llegado a la segunda vuelta. Saben muy bien que poniendo cara de mosquita muerta o empuñando un raquítico puño, al son de cancioncitas vulgares bien escogidas, a la par de lanzar improperios y haciendo comparaciones grotescas con ademanes por demás abusivos y de mal gusto, pueden sacar provecho de la masa que sigue sin reflexionar las consignas de los caciques locales que han hecho de la política y, sobre todo del fraude, su modo de vida.

Las formas de fraude, pues, han cambiado; más en el fondo, sigue siendo eso, fraude, engaño, forma ilícita de hacer política y, talvez, la forma más exitosa en nuestro medio para alcanzar el tan deseado y manoseado poder político.

Cuando las cosas así caminan, no hay esperanzas. El ejercicio del poder político está comprometido por el fraude y quienes lo ejercen están maniatados por las mismas cadenas que ellos han contribuido directamente a forjar. Las cadenas del fraude triunfan y el círculo se vuelve a cerrar.

Y, tolerarlo, también es fraudulento.

Fuente: www.lahora.com.gt - 231007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.