Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Dónde está mi hermano?
Por Marylena Bustamante - Guatemala, 14 de febrero de 2007

Emil Bustamante López nació en la época de la primavera guatemalteca, el 30 de marzo de 1949. Fue el tercero de los cinco hijos que procrearon Elmo Bernardo Bustamante Calderón y Zoila Mercedes Ortiz López.

En su primera infancia, Emil padeció serios quebrantos de salud que le mantuvieron hospitalizado por más de un año. La dedicación de sus padres junto a los tratamientos de los médicos de la familia, María Isabel Escobar y Roberto Figueroa, le permitieron superar esa etapa. Esta experiencia infantil le enseñó el respeto a toda expresión de vida, así como la solidaridad hacia los seres más vulnerables.

Sus padres, tíos y abuelos siempre le tuvieron un especial afecto, ya que su personalidad cariñosa y colaboradora obligaba a que se le tratara con deferencia.

ESTUDIANTE BRILLANTE

Durante su infancia, estudió párvulos y la primaria en la escuela rural mixta República de Puerto Rico, en la aldea La Barreda, caminando a diario los diez kilómetros que separaban su casa de la escuela. Fue desde entonces que descubrió que sus altas calificaciones llamaban positivamente la atención de su severo padre.

Sus estudios de secundaria los llevó a cabo en el colegio Don Bosco, donde además de destacarse como uno de los mejores estudiantes, se desempeñó como acólito en la misa dominical, hasta que logró que el sacristán de la iglesia de la Parroquia le sellara sin más trámite la constancia de asistencia a misa, lo cual le permitía dedicar más tiempo a sus guapas enamoradas y sus amigos Degandarias, quienes hoy son músicos reconocidos a nivel mundial.

Al terminar la secundaria aplicó y ganó una beca en la Escuela Nacional de Agricultura (Enca), donde no tardó en destacarse como el mejor alumno. Por su rendimiento académico, fue premiado con un viaje a Veracruz y la Ciudad de México.

En 1969 ingresó a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, de la Universidad de San Carlos, donde además de su ya acostumbrado desempeño académico, sustentó su naturaleza de líder, ocupando cargos de elección, como la presidencia de la Asociación de Estudiantes de la Facultad y la representación ante el

Consejo Universitario. En septiembre de 1975, se graduó con honores como médico veterinario, para dar inicio a una etapa profesional que siempre fue acompañada de constante estudio y superación, pero esta vez dirigida al campo de las ciencias sociales.

Su participación estudiantil, aunada a una comprometida labor docente y participación política marginal, llamó la atención del gobierno represivo de turno y le obligó a tramitar una beca de estudios ante la Fundación Ford, para sacar la maestría en Sociología Rural en la Universidad de Costa Rica, como parte del programa de formación de CLACSO.

PROFESIONAL EXITOSO

Desde estudiante de los primeros años de Veterinaria, se desempeñó como maestro de Agricultura del correccional de menores que en esa época se ubicaba en

San José Pinula. La primera semana le tocó cambiar más de una llanta de su enorme y viejo picop verde, sin embargo, su tenacidad pudo más que la picardía de los muchachos, y finalmente logró desempeñar su cargo, basándose en la metodología de Makarenco. Los estudiantes le premiaron con un reconocimiento escrito a mano en una hoja de papel bond, que siempre valoró como el mejor de sus diplomas.

Entre sus oficios más gratos estaba el de compartir conocimientos con campesinos criadores de pequeños ganados: ovejas, cabras, cerdos y pollos. Enseñaba cómo cuidar y optimizar los animales, para que la gente en el campo mejorara su calidad de vida. Siempre se esforzó para que los guatemaltecos se desarrollaran intelectualmente.

Como docente desempeñó cargos en la Facultad de Medicina, Veterinaria y Zootecnia. Fue director fundador y docente en el Centro Regional de Huehuetenango (Cunoroc), donde acompañó a jóvenes estudiantes en sus viajes de aprendizaje por Guatemala, especialmente al altiplano y Las Verapaces. Enseñó a sus alumnos la realidad rural, para que conocieran cómo luchaban para sobrevivir la mayoría de guatemaltecos y descubrieran la desigualdad con que se relacionaba nuestra sociedad, su miseria material en contraste con la riqueza cultural y espiritual.

Estudió y se preparó para servir a nuestro país, pero pronto se topó con la injusticia y la imposibilidad de encontrar una vía pacífica para cambiarla. Fue en ese entonces que participó junto a Ronald Villagrán, Mario Mungía ‘Guigui’ (ambos asesinados posteriormente por las fuerzas represivas del Estado guatemalteco) y otros universitarios solidarios, en la organización de la histórica marcha de los mineros de San Idelfonso Ixtahuacán, lo cual le valió la persecución que le hizo optar por el auto exilio en Costa Rica.

Al retornar al país con estudios de postgrado en Sociología, se encargó del área de Realidad Nacional de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, pero sus pensamientos democráticos expresados en clase le colocaron nuevamente en la mira de los opresores de inteligencias y asesinos de ideas, por lo que tuvo que renunciar al cargo y trasladarse a la Dirección de Centros Regionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, con sede en la Rectoría. Fue en ese entonces cuando se incorporó a la militancia revolucionaria como científico e intelectual; sus armas fueron la enseñanza de la ciencia y el diálogo.

DESAPARICIÓN FORZADA

El 13 de febrero de 1982, cuando tenía 32 años y era padre de una niña de 3 años y de otra que venía en camino, fue detenido y desaparecido por el Ejército del gobierno de Fernando Romeo Lucas García en la entrada a Santa Catarina Pinula. Lo vieron con vida, aunque brutalmente torturado, en el Cuartel General de

Matamoros, el 23 de marzo de ese mismo año, día en que con la modalidad de triunvirato, asaltó el poder efraín ríos montt, militar quien pasará a la Historia como el máximo genocida que haya conocido América Latina. Sometido a torturas y condenado sin juicio ni defensa alguna. Finalmente lo asesinaron, y su cuerpo, como los de muchos otros miles de guatemaltecos, ha sido robado para que ninguno de los que lo amamos encontremos sus restos.

Exijo al Estado de Guatemala y a su Ejército que entreguen al pueblo los archivos donde constan las acciones de la represión. Que se sepa por quiénes, dónde, cuándo, cómo y por qué fueron secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos.

Exijo que me entreguen su cuerpo y revelen dónde están los cementerios clandestinos. Que se acaben para siempre los escuadrones de la muerte que todavía funcionan… que todavía secuestran, torturan y asesinan.

Somos más de 45 mil familias las que reclamamos noticias de nuestros seres queridos, los que no dejamos pasar el robo de sus cuerpos, los que levantamos
nuestras vos incansable pidiendo justicia, aunque el miedo coexista entre nosotros. Todos queremos que ellos y ellas vuelvan a casa aunque sea en un ataúd.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.