Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La tortura de D. Ortiz
Por Margarita Carrera - Guatemala, 20 de agosto de 2004

En 1989 la hermana Ortiz fue secuestrada y torturada por las fuerzas de seguridad guatemalteca.

Después de haber estado en el Infierno durante largo tiempo, Dianna Ortiz, la hermana ursulina que fue violada y torturada por miembros del Ejército de Guatemala, resurge a la verdad, a la luz y a la vida al lograr escribir, ayudada por Patricia Davis, el extraordinario libro The Blindfold’s Eyes. My Journey from Torture to Truth (La Venda en los ojos. Mi Viaje de la Tortura a la Verdad).

La obra ha sido bellamente editada por Orbis Books, Maryknoll, New York y, pesar de lo voluminosa (484 páginas), es capaz de atrapar al lector desde sus inicios hasta el fin.

Desgarradora y brillantemente redactada, viene a enriquecer el género narrativo testimonial de la era del terror vivida en Guatemala durante la guerra sucia.

Gracias a unos antiguos y nobles amigos míos, la obra acaba de llegar a mis manos. Un privilegio insólito, pues pienso que semejante libro tiene pocas oportunidades de encontrarse en nuestras librerías.

Se inicia en 1989, cuando Dianna, que trabajaba como misionera en Guatemala, fue secuestrada y brutalmente torturada por las fuerzas de seguridad guatemalteca. Su caso atrajo la atención internacional no sólo porque pudo escapar de sus captores, también porque reveló que, además de ella, otras personas habían sido torturadas en la Escuela Politécnica, bajo las órdenes de un norteamericano llamado Alejandro, quien tenía conexiones con la Embajada de EE.UU.

Cuando Dianna pidió ayuda al entonces embajador Stroock, éste hizo lo posible por levantar una cortina de humo para que la verdad no saliera a luz. De acuerdo con la hermana, ni la embajada de EE.UU. ni el gobierno guatemalteco quiso investigar su caso.

The blindfold’s Eyes revela la lucha de Dianna por dar a conocer la verdad sufrida por ella y otros seres humanos. Algo que afectó su salud mental, teniendo que ser internada en centros siquiátricos y someterse a terapias intensivas.

Relatar su secuestro y hacerle frente a lo sufrido fue un largo proceso. En el epílogo Dianna asegura que en Guatemala, años después del final de la guerra, la tortura es aceptada como parte de la sociedad y que muchos de los torturadores siguen trabajando como soldados o policías.

Y si hay quienes defienden a los torturadores, también existen abogados y periodistas que, en EE.UU., piden la legalización de la tortura. Más de 140 gobiernos emplean la tortura, según Amnistía Internacional.

“En estos tiempos terribles, cuando el miedo puede hacer que la tortura parezca una respuesta racional al terror, el mundo necesita, más que nunca, de la voz de Dianna Ortiz”, afirma Ariel Dorfman.

Tomado del diario Prensa Libre- www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.