Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Moore versus Bush
Por Margarita Carrera - Guatemala, 19 de noviembre de 2004

Que el mundo puede ser gobernado por el pánico lo demuestra Orwell, Bradbury y Moore

Michael Moore, en su filme Faherenheit 9/11, nos hace ver, de manera palpable, cómo Bush ha sembrado el terror en el mundo, de la misma manera que lo hiciera George Orwell en su novela 1984 y Ray Bradbury en Fahrenheit 451.

En esta última obra, de donde Michael Moore toma el título de su documental, una organización totalitaria se dedica a combatir toda clase de lectura.

Para el efecto crea bomberos cuyo oficio es quemar libros y bibliotecas, los cuales arden a la temperatura de 451 grados en el sistema Fahrenheit. George Orwell, a su vez, nos pinta un mundo acosado por el pánico, donde se prohíbe hasta pensar.

Algo semejante a lo que viví en los años 80, cuando, dominada por el miedo, hube de quemar la mayor parte de mi colección de la revista Alero y ocultar mi obra Poemas de Sangre y Alba.

Que el mundo puede ser gobernado por el pánico, lo demostraron las dictaduras militares durante nuestra guerra civil, y lo demuestra Michael Moore en su documental Fahrenheit 9/11, al comprobar cómo Bush se ha valido del pánico para gobernar.

Y, para desgracia del planeta Tierra, Bush ganó las elecciones. Como consecuencia, Irak (que no tenía armas de destrucción masiva ni era culpable de la caída de las torres, pero que sí tiene petróleo) continúa siendo sometida a las peores masacres.

Por televisión vemos espantados cómo Faluya ha sido bombardeada y atacada de manera feroz por la tropa de EE.UU. ¿Cuántos inocentes: mujeres, niños y ancianos han muerto o están heridos sin que nadie los atienda? Esto lo calla la televisión y los periódicos. Pero no únicamente mueren civiles inocentes, también mueren animales y plantas y con cada bomba la capa de ozono se abre más y más.

Bajo la operación “Phantom Fury”, se ordenó el cierre de las fronteras con Jordania y Siria, así como la clausura temporal del aeropuerto de Bagdad. De Faluya y Ramadi nadie podía salir. Las carreteras de acceso a ambas localidades fueron bloqueadas. ¿Qué podían hacer los civiles ante semejante situación? Esto equivale a un terrorismo semejante o peor al de las torres en Nueva York.

Con semejantes acciones criminales de parte de Bush, crece el odio hacia los EE.UU. y con ello surgen más terroristas en potencia. No es de extrañar que, como en Vietnam, los soldados gringos que sobreviven a tal pesadilla, sufran traumas psicológicos.

En 1984, Orwell pinta un mundo dominado por el miedo, en donde, bajo la dictadura comunista, no existe la libertad: “El líder de un pueblo debe mantenerlo en un estado de temor permanente haciéndolo creer que podría ser atacado en cualquier momento, renunciando a la libertad para poder vivir”.

Tomado del diario Prensa Libre- www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.