Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fanáticos pro minería
Por Margarita Carrera - Guatemala, 14 de enero de 2005

“La voz del pueblo es la voz de Dios”. Es necesario escuchar a los campesinos víctimas de la minería.

Los fanáticos a favor de la empresa Montana se alzan una vez más en contra de quienes tratan de proteger nuestra tierra de ser envenenada con cianuro. Uno de estos fanáticos pareciera ser el mismo presidente Berger, quien cometió el desacierto de atacar al obispo Álvaro Ramazzini, acusándole no haber intervenido en los sucesos de Sololá, donde falleció un campesino.

Para el cardenal Quezada Toruño, las declaraciones de Berger son nocivas para las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia. Además, reitera la oposición de los obispos a las concesiones mineras, señalando sus “riesgos a la vida, la salud y al medio ambiente”.

“Da la impresión de que el Gobierno sólo ve los intereses de estas compañías transnacionales”, dijo, sobre todo después de que la SAE había advertido sobre la situación de violencia imperante en la zona del conflicto.

Antes de hablar de “estado de Derecho”, se ha de insistir en la necesidad de escuchar no sólo la voz de la empresa Montana, sino la de los campesinos víctimas de la minería a cielo abierto.

O en este país hablamos claro o pronto seremos incapaces de tomar conciencia de lo que significa la empresa Montana. Carolina Escobar recuerda que “no sólo obtendrá el agua gratuitamente (250 mil litros por hora, por los que no pagará ni un centavo a Guatemala), sino que la devolverá irreversiblemente contaminada de cianuro en cantidades dañinas para cualquier ser viviente”.

Insiste en que el problema central es el agua, fuente de vida, el agua que pronto será envenenada. Además, observa que las comunidades amenazadas por la explotación minera no cuentan con contingentes policiales y militares que las defiendan, como sí lo cuenta la empresa Montana, defendida por el actual Gobierno.

También los señalamientos de Magalí Rey Rosa, de MadreSelva, siguen sin ser escuchados. Su columna, aunque sólo salga una vez por semana, es suficiente para impedir que caigamos víctimas del fanatismo minero, pensando que la minería a cielo abierto trae riquezas al país.

“¿Qué tiene que hacer la población guatemalteca para que los servidores públicos entiendan que no quieren minería de metales en sus territorios?”, se pregunta, para luego agregar: “La ley se hace cumplir solamente cuando se afectan los intereses de los más poderosos. Sólo entonces se habla de estado de Derecho”.

¿Hasta cuándo los fanáticos pro minería entenderán el mal que se le hace al planeta Tierra cuando se la envenena con cianuro? El Gobierno será juzgado si no cumple con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas. Recuérdese que “la voz del pueblo es la voz de Dios”.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.