Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Memoria de un ángel
Por Margarita Carrera - Guatemala, 11 de marzo de 2005

Daniel “trata de descubrir el territorio donde felizmente se reúnan el testimonio y la estética”.

Hoy tarde, en el Fondo de Cultura Económica, tendrá lugar el Foro: “Memoria y búsqueda de la verdad desde la mira de una cámara”.

Se trata del rescate del horror de nuestra historia bajo la lente de Daniel Hernández-Salazar. Recordemos que este artista realizó las fotografías y el diseño de las portadas de los cuatro volúmenes del “Guatemala, Nunca Más”, que han dado la vuelta al mundo, teniendo especial acogida en el Japón.

Y es, cabalmente, en este país, en donde se llevó a cabo la publicación “Guatemala: Memoria de un Ángel”, excepcional libro que recoge la fotografía del Ángel pregonero de Daniel, colocada en diversos espacios públicos de Guatemala y el mundo.

Su objetivo: recordar que el asesinato de monseñor Gerardi permanece impune, así como el de miles de guatemaltecos.

Lo que Daniel llama “Memoria de un Ángel” se inició en 1999 y consiste en ampliaciones de la obra original colocadas en los diversos lugares que visita.

“He escogido los lugares de acuerdo a tres criterios: a) su simbolismo en relación al crimen, o en relación con actores políticos, nacionales o extranjeros, que tuvieron injerencia o responsabilidad en las violaciones a los derechos humanos en Guatemala; b) una elevada frecuencia de paso de personas por el lugar; c) cierta 'magia' particular que el lugar disponga.

Idealmente la instalación se hace de manera clandestina para que la imagen sorprenda al público.Ningún texto la acompaña, porque la misma es en sí un símbolo de la lucha contra la impunidad y, además, para que el efecto de la intervención sea ambiguo, pero universal”.

El resultado: un libro estupendo, con fotografías artísticas, que conlleva la denuncia del grito silencioso del Ángel. Los títulos son dados en japonés y en español. Midori Iijima, de la Universidad Rikkyo, Tokio, escribe la Introducción.

Los “peces sin agua”: así llamaba a su doctrina la contrainsurgencia. Se trataba de masacrar pueblos indígenas y arrasarlos para que los guerrilleros no tuvieran dónde sembrar la revolución y, asimismo, abastecerse.

Surge, entonces, la generación del miedo y, con ella, el silencio. “Cuando se le ocurrió al fotógrafo la idea de vestir al Ángel con alas de omóplato que pertenecían a la víctima de una masacre, el silencio comenzó a cobrar más sentido”.

Es el pavoroso “grito sin sonido”. “Podemos imaginar su grito en lo más hondo del oído o en el corazón”.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.