Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Crímenes de lesa humanidad?
Por Margarita Carrera - Guatemala, 22 de julio de 2005

Quienes cometieron genocidio, torturas y desapariciones continúan gozando de libertad.

Está bien que se persiga a Portillo por haber saqueado las arcas públicas, pero ¿por qué no se persigue de la misma forma a quienes, como Ríos Montt, cometieron crímenes de lesa humanidad? ¿Por qué no hay orden de captura en contra de éste y otros genocidas? ¿Por qué el fiscal general, Juan Luis Florido, guarda silencio y no investiga a los responsables intelectuales y materiales de la horrible masacre de Plan de Sánchez?

Sobre esta masacre, el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh) logró, después de años de lucha, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) declarara al Estado Guatemalteco responsable de violar los derechos humanos, pues ello ocurrió dentro de un contexto de “política genocida implementada por el Estado durante el conflicto armado interno”. (Leer descripción de la masacre en Prensa Libre del 18 de julio).

Por esta condena es que el 18 de julio el Estado pidió perdón a las víctimas, después de 23 años de la masacre de Plan de Sánchez. Pero pedir perdón no lo es todo. La Cidh insta al Estado a promover la investigación porque el caso de esta masacre lleva más de 11 años en el Ministerio Público.

Ordenó también la reparación económica, atención sicosocial y de salud para los sobrevivientes. ¿Y aún así el fiscal Florido no procede contra los genocidas y criminales de lesa humanidad? Si no hay justicia para estos crímenes, tampoco hay democracia.

La aparición de escuadrones de la muerte en Sololá y el acoso en contra de los defensores humanitarios también tiene sin cuidado a la justicia guatemalteca. En cambio, en Chile, con Lagos, y Argentina, con Kichner se ha procedido contra torturadores y criminales de guerra y ya hay varios en la cárcel.

En Guatemala, fue noticia de primera plana que el ex embajador Hamilton asistiera al casamiento de la hija de Ríos Montt con un republicano. ¿Cabe mayor ofensa a las víctimas de la guerra guatemalteca?

También en Europa hay proceso en contra de Slobodan Milosevic, bajo cuyas órdenes los militares asesinaron a miles de bosnios musulmantes en Srebrenica. Ahora este dictador está respondiendo ante un tribunal internacional por ese genocidio.

No sucede lo mismo en Rusia, en donde la población musulmana de Chechenia fue víctima de genocidio, sin que nadie juzgue al gobernante de Rusia, Putin; razón por la cual en Rusia hay horribles actos terroristas de parte de chechenos iracundos.

Pero los genocidios y odios étnicos poco importan a los ocho gobernantes de los países más poderosos del mundo, quienes únicamente intervienen cuando en los pueblos subdesarrollados existe el petróleo y el oro. Queramos o no, ello influye en el sistema de justicia guatemalteco que continúa ciego, sordo y mudo.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.