Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Escuela de asesinos
Por Margarita Carrera - Guatemala, 26 de enero de 2007

El presidente de Panamá, Jorge Illueca, llamó a la Escuela de las Américas (SOA, en inglés), “la base más grande para la desestabilización en América Latina”.

En la actualidad, esta Escuela recibe el nombre de Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (SOA/WHINSEC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, continúa siendo, como en 1946 cuando se fundó en Panamá, un lugar donde se entrena a miles de militares latinoamericanos para la tortura, la desaparición, el asesinato y las masacres.

A través de sus infames métodos de enseñanza se persigue a educadores, organizadores de sindicatos, trabajadores religiosos, líderes estudiantiles y campesinos que luchan por los derechos de los damnificados.

Más de 61 mil soldados latinoamericanos han recibido cursos como técnicas de combate, tácticas de comando, inteligencia militar y técnicas de tortura. ¿Hasta qué punto SOA puede estar vinculada a la CIA? Porque es imposible que la CIA no sepa de las enseñanzas de dicha Escuela.

Como dijera The New York Times, se trata de “una institución tan claramente fuera de los valores americanos... (que) debe ser clausurada sin vacilación”. En 1999, informa http://www.soaw.org/, ante una presión pública cada vez mayor y ante las revelaciones del uso de los “manuales para la tortura”, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos votó 230-197 a favor de cerrar la Escuela de las Américas del Ejército de los EE.UU., la cual en 1984 había dejado Panamá para establecerse en Fort Benning, Georgia.

Se trata de una “escuela de asesinos”, dijo uno de los principales diarios panameños. El Departamento de Defensa (DoD, en inglés) convenció a los congresistas de que la “Escuela” sería reformada y que hasta incluiría cursos en temas de derechos humanos y democracia.

Es así como, en enero de 2001, se abrió el Instituto de Cooperación para Seguridad Hemisférica (WHISC, en inglés).

Sin embargo, el Instituto está ubicado exactamente en las mismas instalaciones de la SOA y con casi el mismo currículum.

De tal forma que el hecho de que la Escuela haya cambiado su nombre no modifica sus enseñanzas técnicas para el horror.

Ahora, dichas enseñanzas son aplicadas en las cárceles donde están los sospechosos de terrorismo, vigiladas por militares estadounidenses, quienes han puesto en práctica torturas ya delatadas.

Además, SOA continúa entrenando a soldados para que protejan las multinacionales y mantengan el status quo económico de los ricos y poderosos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.