Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Menchú y Pamuk
Por Margarita Carrera - Guatemala, 23 de febrero de 2007

Dos premios Nobel hablan de genocidio: Menchú y Pamuk.

Un gran reto: Rigoberta Menchú como futura presidenta de Guatemala. Racistas y machistas han alzado el grito al cielo. Imposible, dicen, que una “india” aspire a tan alto puesto. Pero su nombre no puede ser borrado de la historia patria: ser premio Nobel de la Paz es algo que nadie le puede arrebatar. Nombres de otros presidentes pueden caer en el olvido. El de ella, no; le duela a quien le duela.

Tampoco pueden regatearle su natural talento. Talento para cuanto emprende; además de política insigne, talentosa empresaria. En las noticias sale su fotografía al lado de las más altas personalidades del mundo, lo que hace rabiar a quienes la odian.

Y aún más: la justicia española ha dado el visto bueno a su petición: que se dicte orden de captura con fines de extradición contra Efraín Ríos Montt, Óscar Mejía Víctores, Aníbal Guevara, Germán Chupina, Pedro García Arredondo, Benedicto Lucas, Donaldo Álvarez y Fernando Romeo Lucas, por los delitos de genocidio, torturas, terrorismo y detención ilegal. Que se decrete el embargo de todos sus bienes y el bloqueo de cuentas bancarias.

Sin embargo, en reciente visita a Guatemala, Trinidad Jiménez, secretaria de Estado de España para Iberoamérica, manifestó que “por el principio de justicia universal, los delitos que tienen que ver con los derechos fundamentales se pueden conocer en cualquier lugar del mundo, y esa es la doctrina que impera en este momento.

Lo que yo quisiera señalar es que si un tribunal guatemalteco quisiera asumir los asuntos que han sido denunciados en España y que afectan a Guatemala, en ese momento los tribunales españoles se inhibirían, y todo pasaría a manos de los tribunales guatemaltecos”.

Pero esto es imposible, estando la justicia guatemalteca como está. Sobre todo, en lo que se refiere a crímenes de lesa humanidad y genocidio durante la guerra sucia. Hasta se quiere negar que hubo genocidio. Si no son los tribunales de otras naciones, seguiremos en la impunidad, negando lo que es imposible de negar.

Rigoberta podría compararse con el actual premio Nobel de Literatura, el turco Orhan Pamuk, quien denunció el genocidio de los armenios en Turquía durante la Primera Guerra Mundial. Turquía, como Guatemala, no quiere saber nada de genocidio.

Rigoberta (premio Nobel de la Paz); Pamuk (Premio Nobel de Literatura). Ambos son atacados por señalar genocidios que cometieron el Estado guatemalteco y el Estado turco, respectivamente. Que no se olvide que los crímenes de lesa humanidad, si no se juzgan en el país de los criminales, pueden ser juzgados por tribunales internacionales.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.