Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Gerardi vive
Por Margarita Carrera - Guatemala, 27 de abril de 2007

Gerardi fue de los primeros que rompió, con el Rehmi, el silencio.

Este 26 de abril se cumplieron nueve años del asesinato de monseñor Gerardi. Sin embargo, él vivirá para siempre no sólo dentro de la historia de la Iglesia Católica, sino de la historia, que rebasa los límites de nuestra Patria.

Su mensaje sigue vigente, sobre todo ahora en que se ha demostrado cómo el imperio del neoliberalismo vuelve más ricos y poderosos a los ricos y más pobres y marginados a los pobres, bajo el reinado de la criminalidad, la impunidad y la corrupción.

La palabra de monseñor enunciaba qué ha de entenderse por pastoral social: es, sin duda, la caridad, pero se proyecta “en su sentido liberador y de solidaridad con el pueblo pobre y oprimido.

Esto nos puede parecer cosa muy difícil, porque desgraciadamente todavía no hemos salido de la polarización ideológica que hemos sufrido durante estos 37 años de conflicto armado. Todavía se califica a las personas como de izquierda o de derecha, como comunista o anticomunista, y eso para defender posiciones económicas y políticas”.

Y en lo referente a Latinoamérica: “América Latina es, pues, un continente de injusticia, porque la pobreza no es una pobreza querida por Dios.

No es la pobreza de la que dice Jesús: ‘Los pobres siempre los tendrán con ustedes’. Porque la pobreza que sufre la gente es una pobreza provocada, fruto de la injusticia; es una pobreza que es efecto de la impunidad y de la corrupción”. Aún continuamos con “un Estado de tendencia neoliberal, deshumanizado, que nos está cobrando todo y que no le está importando la pobreza de nadie, más que sólo el dinero”.

En entrevista que le realizara Dina Fernández García, Gerardi observaba que “persisten las muertes extrajudiciales, la tortura, los secuestros”; sin embargo, reconocía que “se han abierto espacios para la denuncia, la promoción y la educación en los derechos humanos”, aunque insiste: “Además de la impunidad, la corrupción está en todas partes, tanto en los organismos del Estado como en las entidades privadas y las personas (...)

El Estado no está en la capacidad de velar por la seguridad ni de administrar justicia”. Nunca pensó Gerardi que por tales declaraciones y dirigir el Remhi iba a ser asesinado de la misma manera que lo fuera en El Salvador monseñor Romero. Las fuerzas del odio y la injusticia quisieron callar a ambos, pero no pudieron.

Ahí está el Remhi: “Guatemala, nunca más”; con él se rompió el infame silencio. Mi obra En la mirilla del jaguar. Biografía novelada de monseñor Gerardi trata de narrar su vida ejemplar.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.