Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

M. R. Morales
Por Margarita Carrera - Guatemala, 31 de agosto de 2007

Aunque hace algunos años inició una serie de ensayos bajo el título de Matemos a Asturias (para no caer en la imitación infame), en la actualidad recibe el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2007. Y, haciéndose justicia a sí mismo, se dice que cree merecerlo.

Aunque en verdad, debería de haberlo recibido mucho antes. No lo rechaza, como lo hiciera un escritor maya, alegando que Asturias era racista, cuando él buscó esposa europea, blanca y de ojos azules, rechazando mujer indígena.

Tampoco dispuso regalarlo (los míseros seis mil dólares) para pasar a la posteridad como creador de un premio a la literatura indígena y, mucho menos, rechazó recibirlo en el Palacio de la Cultura, porque este Palacio era indigno de su persona (¡!).

No, Mario Roberto Morales, sencillo y ponderado, sin pataletas, resentimiento, ni rencor alguno, fue condecorado en el Salón de Recepciones del Palacio de la Cultura el día de ayer, 30 de agosto.

La última vez que estuve con él fue en el Congreso de Escritoras y Escritores Centroamericanos en Panamá, 2005. Se platicaba de literatura y otros tópicos. Mario Roberto hablaba con fluidez y dueño de sí mismo. Dominaba cualquier tema que tocaba. Sociólogo, columnista, catedrático universitario.

Recuerdo que, siendo mi alumno en la Universidad Rafael Landívar, hace muchos años, me entregaba sus intentos poéticos. Le decía: no, no están bien sus poemas. Pronto puso en mis manos un libro de cuentos: La Debacle; me pidió (aunque ahora me ignore) lo presentara el día en que le entregaran la obra. Recuerdo que la entrega fue en el café de Zipfel, en la zona 1.

Llegó mucha gente y Mario Roberto estaba feliz. Se iniciaba como uno de los futuros escritores guatemaltecos. Por su narrativa, que rompía moldes, y lo profundo de sus conocimientos, comparable con Monteforte Toledo.

Como él, abarca temas sociológicos y sus argumentos son sólidos. Como sociólogo es conocido su trabajo La articulación de las diferencias o el síndrome de Maximón. Como narrador destacan sus novelas El esplendor de la Pirámide y Señores bajo los árboles, que Edit. Cultura acaba de editar.

Cuando en 1996 el Ministerio de Cultura y Deporte dio a luz su Novela de Fragmentación:El ángel de la retaguardia: “Una descontrucción antitextualmente novelumpenizada pero muy, muy pintoresca”, Lucrecia Méndez escribió un estudio injundioso en las solapas del libro: “Mario Roberto Morales, cronista fluido, antisolemne y atípico de los lacerantes conflictos del adolescente sumergido en los magmas del imaginario y la memoria colectivos y ajenos, donde cada vez resulta más difícil permanecer indiferentes a lo que sucede(...)”.

Otra similitud con Monteforte: Morales ha obtenido doctorado en país desarrollado: Pittzburg. Profesor de la Universidad de Northern Iowa y, como tal, impartiendo clases de maestría en literatura en Santiago de Compostela, España y en Querétaro, México.

Cuando se le pregunta qué piensa sobre el Premio Nacional, responde: “Este premio es lo que el país es capaz de darle a un escritor(...). En este sentido la exigua cantidad de cincuenta mil quetzales (unos seis mil dólares) expresa lo que para la clase política nuestra vale un escritor, eso es lo que vale una vida dedicada a la literatura, para el establishment, no se eroga más porque la clase dominante no ve que valga más(...) es el máximo premio que un país iletrado es capaz de darle a un escritor. En otras palabras, ser escritor en Guatemala es como ser astronauta en la aldea El Rincón”.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.