Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 6 - 2009

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Retorno al pasado
Por Margarita Carrera - Guatemala, 10 de julio de 2009
mcr@intelnet.net.gt

El golpe de Estado que ha sufrido el pueblo hondureño me conduce a recordar el trágico pasado vivido por nuestro pueblo. Protestando en contra de la dictadura de Jorge Ubico (quien más adelante delegó en Ponce Vaides el poder), dispusimos todos los estudiantes vestirnos de negro y salir a la calle a protestar por la falta de libertad que veníamos sufriendo desde años atrás.

Yo tenía por entonces 13 años y no dudé en vestirme de negro para desfilar al lado de otros estudiantes por la Sexta Avenida, dirigiéndonos al Palacio. Íbamos por el cine Lux cuando empezaron a lanzarnos bombas lacrimógenas y balas que disparaban los soldados.

Cuando vi retroceder a todos los manifestantes, huyendo de la muerte, por alguna sin razón yo quería seguir adelante. ¿Por qué retroceder?

Sin embargo, la multitud se me dejó venir encima y quedé aprisionada en un poste; no podía desprenderme porque tenía gente atrás y a los lados.

Uno de los huéspedes que vivía en mi casa me salvó tomándome del brazo y halándome duro. Corrí para la 7a. avenida. Allí un grupo de soldados lanzó una bomba, pero ésta no explotó.

Llegué a mi casa manchada y olorosa a pólvora. Por la tarde mataron a María Chinchilla. También recuerdo las películas que veía en el cine en donde se condenaba a los nazis y se referían sus atrocidades. Nuestros ánimos de jóvenes estaban encendidos. Sin duda, la Revolución del 44 cerró un ciclo trágico de nuestra historia.

El 20 de octubre, después de una noche de pánico en donde creíamos que en cualquier momento una bomba caería en nuestra casa, que estaba situada a pocas cuadras de la Policía Nacional, vino la feliz noticia de la caída de la dictadura liberal que se había iniciado con Justo Rufino Barrios en 1871. Pero las fuerzas de siempre: terratenientes, clase económica poderosa y Ejército no desistieron en retornarnos al pasado.

Así, en 1954 surgió el golpe de Estado manipulado por la CIA por medio de Castillo Armas. Por entonces tenía yo 24 años, y trabajaba y estudiaba en la nocturna de Farmacia, creada a raíz del 44.

Mi ánimo decayó. Los gloriosos 10 años que había durado la Revolución se vinieron abajo. Y, como está pasando ahora en Honduras, se violentó la democracia.

Adiós a la libertad de prensa y luchas a favor del pueblo de Guatemala. Se avecinaban épocas hundidas por las dictaduras militares. Triunfaba la United Fruit Company, los terratenientes y la extrema derecha.

Era una total negación de los gobiernos de Arévalo y Árbenz. El exilio de este último fue infame.

Se le acusaba de ser comunista, lo que significaba que los EE. UU. lo descalificaran, a pesar de su intento por crear una reforma agraria en donde los finqueros no iban a perder ni un ápice de sus enormes terrenos.

Sin duda lo sufrido por Guatemala afectó a toda Centroamérica, como ahora lo sufrido por Honduras.

El problema de la miseria y el analfabetismo dejó de ocupar espacios.

A quienes luchábamos contra estos dos problemas se nos llamaba comunistas. Ser de izquierda representaba un peligro.

En la Facultad de Humanidades de la Usac, profesores y alumnos revolucionarios habían tenido que salir al exilio.

Quedaban únicamente los indiferentes, aquellos que comulgaban con los fascistas y quienes no teníamos para dónde irnos. La Facultad ya no era la misma.

Cuando el nuevo régimen anticomunista se había fortalecido, el 26 de julio de 1957 salió en la primera plana de todos los periódicos la noticia de que Castillo Armas había sido asesinado en la Casa Presidencial.

Hay quienes afirman que los criminales eran de la extrema derecha, pues Castillo Armas les había propuesto una reforma agraria a favor de los campesinos pobres. Pero su muerte no significó cambio alguno.

¿Cuál será la historia del pueblo de Honduras? Por el momento el mundo entero ha rechazado el golpe militar.

Fuente: www.prensalibre.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.