Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Adolfo Mijangos López
Por Margarita Carrera - Guatemala, 24 de enero de 2013

Tuve la dicha y la honra de ser amiga del doctor Adolfo Mijangos López. Lo recuerdo ahora que se cumplen 42 años de su asesinato. Entonces era yo joven, tenía menos de la mitad de edad de la actualidad. Ya lo conocía cuando llegué a trabajar como catedrática de Lenguaje en la Facultad de Derecho, que quedaba en la 9a. avenida y 13 calle de la zona 1. A partir de entonces, me hice más amiga de él. Compartía su ideología, lo que nos acercaba más. De manera que nos poníamos a conversar durante los períodos de receso.

Y nuestro tema de conversación giraba sobre las empresas transnacionales que querían aprovecharse, como en la actualidad, de nuestros recursos naturales, a lo cual nos oponíamos.

Fito, como le decíamos entonces, era diputado y se oponía pertinazmente a la concesión de nuestras tierras para ser explotadas por compañías extranjeras. En ese y otros temas estábamos de acuerdo.

Una noche yendo a una cena del rector Rafael Cuevas del Cid, me encontré en la calle a Roberto Díaz Castillo, quien me dijo: “¿Ya sabes que acaban de asesinar a Adolfo Mijangos?”. La noticia me destrozó. No podía ni quería creerle.

Al día siguiente, quienes éramos sus amigos, debíamos ir al recinto universitario: Facultad de Derecho, donde trabajábamos. Allí nos reunimos y, después de piezas oratorias en donde se exaltaba a Mijangos, partimos a pie para el Cementerio General. Todos siguiendo el fúnebre cortejo. Hicimos un alto de protesta silenciosa frente al Palacio Nacional y luego continuamos nuestro rumbo.

El 16 de enero de este año, salió un comunicado del Frente Unido de la Revolución (FUR), en el cual se manifiesta, entre otros conceptos, lo siguiente: “Nuestro compañero ADOLFO MIJANGOS LÓPEZ fue asesinado por defender con valor patriótico los recursos naturales de Guatemala de la voracidad de empresas transnacionales…”.

Continúa: “…En esa ola de terror propiciada entonces por sectores oscurantistas y depredadores de las riquezas naturales del país, fue también asesinado por las mismas razones Julio Camey Herrera y dos profesionales notables sufrieron atentados fallidos contra sus vidas: Rafael Piedrasanta y el siempre recordado Alfonso Bauer Paiz (…). Es el caso de la minería de cielo abierto y la instalación de minas que extraen los recursos sin dejar dividendos justos y considerables, afectando severamente las aguas y contaminando el medio ambiente. De ahí la justa razón de las comunidades rurales que se oponen de manera pacífica pero con gran coraje civil a estas mineras. Fito fue un pionero en este tipo de luchas ciudadanas. También un ejemplo notable de lo que debe ser la función de un diputado del Congreso de la República, hoy que se ha degradado el trabajo parlamentario con la corrupción, el transfuguismo y la falta de ideas y valores.

El pueblo de Guatemala ve nuevamente traicionadas sus esperanzas y deseos, puesto que el actual gobierno ha demostrado, después de un año, de vacilante y exigua labor, que no se diferencia de los gobiernos anteriores, desplegando acciones de corrupción, falta de transparencia (…), igual que lo hizo la UNE, desperdicia y malemplea los recursos de los habitantes de la nación, haciendo propaganda innecesaria (…)”.

Fito, por un accidente que había tenido en el extranjero, no podía caminar. Andaba en silla de ruedas, lo que hace más detestable su asesinato por la espalda.

Me parece oportuno continuar copiando parte del comunicado: “Rememorar al invaluable político y académico Adolfo Mijangos López es un acto de justicia histórica y al mismo tiempo un recordatorio de la vigencia de su lucha contra las empresas depredadoras, que no sólo se apropian de los recursos naturales del país, sino en su explotación irracional dañan severamente el medio ambiente”.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.