Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 7 - 2010

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Defender los pueblos mayas no es hacer ceremonias religiosas
Por María del Carmen Culajay - Guatemala, 30 de noviembre de 2010
mculajay621@gmail.com

20 indios muertos en accidente automovilístico

El accidente de un camión el domingo por la noche con saldo de alrededor de 20 muertos pone al descubierto la verdadera situación de los pueblos mayas. Dicho de otra manera: más allá de un cierto cambio superficial, más impulsado por los organismos internacionales de cooperación que por transformaciones reales en su situación económica, política y social de base, los pueblos mayas siguen siendo la mano de obra barata del país, tratados no muy distinto que el ganado, constituyéndose en noticia sólo ante este tipo de hechos luctuosos.

Si habláramos de mozos llevados a los cortes de café o de caña de azúcar en camiones desde remotas comunidades en zonas alejadas, que viven luego en condiciones pésimas durante la época de cosecha, mal pagados pero bien controlados, en condiciones de semiesclavitud, podría pensarse que hablamos de fines del siglo XIX. Pero curiosamente no es así: estamos hablando de una cruda realidad de inicios del siglo XXI. Sí, sí: ¡siglo XXI! En plena era de las tecnologías de la información y la computación, de la robotización del trabajo, del avance de conquistas laborales y sociales (jornada laboral de ocho horas diarias, régimen de jubilación, seguros de salud, etc., etc.) en nuestro Macondo guatemalteco (la novela de García Márquez queda pequeña) vivimos situaciones de explotación e inequidad impensables, más que los que podría mostrarnos una película.

El domingo por la noche cayó un camión con 80 personas que eran transportadas como ganado a cortar café a la Finca El Faro desde comunidades de Alta Verapaz. No es la primera vez que eso sucede en el país. ¿Será la última? Ello deja ver el grado de explotación y semiesclavitud en que realmente viven muchos de nuestros hermanos del interior, de la montaña, que apenas hablan español, o no lo hablan, y para quienes mil quetzales en efectivo representa una pequeña fortuna. Esos alrededor de 20 muertos producto del accidente son consecuencia de ese régimen casi feudal que sigue imperando en buena parte de las fincas de Guatemala, donde aún no es infrecuente el derecho del patrón de “la primera noche” (derecho de pernada) y donde, como dice la ranchera, “la vida no vale nada”.
Ahora bien: los muertos, y los que se salvaron del accidente pero también son víctimas de condiciones degradantes, son todos miembros de los pueblos mayas. ¡Esa situación de explotación es lo que define el ser maya: mano de obra barata, no calificada, no sindicalizada y maltratada históricamente para los trabajos estacionales de las fincas de la Costa Sur (fundamentalmente los varones), y mano de obra barata para las casas de familia de las ciudades, las “chachas”, las “inditas” (las mujeres)! Eso no cambia. ¡Pero es eso lo que debería empezar a cambiar de una vez por todas para decir que efectivamente hay mejoras en el mundo maya! Si no, es puro cambio cosmético, inservible.

Hoy día, en buena medida como producto de la Firma de los Acuerdos de Paz que ya se ven tan lejanos en el tiempo, los pueblos tradicionales han cambiado un poco su situación histórica. Pero cuidado: ¿qué cambió en realidad? Su situación de base: ¡no! El accidente éste nos lo demuestra de modo elocuente. Los pobres y excluidos del interior del país, sin tierra, sin educación, y que además son “indios”, siguen siendo lo de siempre en la escala social, en el reparto de poderes.

Cambió (un poco) el discurso “políticamente correcto” sobre todo lo maya. Aunque eso no alcanza para decir con certeza que cambió su estatus social. Hoy día se ha “puesto de moda” el tema indígena: se habla del asunto, se fustigan ciertas expresiones denigrantes; incluso hay una mayor presencia de personas mayas en algunos (poquísimos) puestos directivos, en general siempre secundarios. Lo que sí se ha producido es un despertar de toda una ¿“moda”? que presenta lo maya como algo digerible por los poderes, más bien revitalizando raíces culturales y promoviendo el aspecto espiritual. Pero eso no es lo que verdaderamente puede mejorar a los pueblos mayas. ¿De qué sirve, de verdad, una publicación bien hecha, lujosa, sobre las tradiciones ancestrales de los pueblos mayas, si en la realidad cotidiana siguen siendo la mano de obra barata que se continúa transportando en camiones? ¿Por qué no se hace algo por esto? ¡Ahí está lo que verdaderamente se debe atacar si hablamos de cambio, y no tanto invocar al Corazón del Cielo y de la Tierra y quemar incienso!

Hacer ceremonias religiosas y tener guías espirituales “debidamente autorizados” por los poderes (los curas ya no matan indios hoy día…, la colonia es distinta en la actualidad), ¿qué aporta eso como beneficio a los explotados de siempre, a los “tishudos”, a los “indios jashtos”, a las “choleras” con quien frecuentemente debutan los varones jóvenes de las casas de clase media y alta? ¿Qué aporta, si las condiciones de vida reales no se transforman?

Hay toda una burocracia intelectual maya (muy pequeña, claro…, pero suficiente para mover el aparato necesario), que se encarga de levantar estas banderas de lo políticamente correcto. Ahora bien: estos hermanos mayas, ¿por qué no pelean de verdad y denuncian lo del camión de ayer, por ejemplo? Hablar de la cruz maya, de una reconstruida espiritualidad de dudosa procedencia y fomentar el culto a cualquier deidad con altares propicios y quema de pom… ¿es eso el cambio que realmente necesitan estos pobres de la montaña tratados como animales que siguen siendo llevados en camiones a trabajar a las fincas para agrandar económicamente a los ricos de siempre?

Ese cambio en ciernes, “políticamente correcto”, suena a complot silencioso entre esas burocracias intelectuales con nombre maya (que no viven en las comunidades, por supuesto; acostumbradas a los hoteles cinco estrellas y al aire acondicionado) y a las agencias de cooperación, que son quienes levantaron ese aparato en estos últimos años.

Valga decir que el grupo maya más organizado, verdadera y funcionalmente organizado es….el de los empresarios mayas.

En ningún modo se está diciendo que tanta ONG de cuño maya que hay por ahí viviendo de la cooperación internacional sea puro impostor. Pero de ahí a creer que fomentando ceremonias religiosas o haciendo invocaciones al Ajaw cada vez que se inicia un acto protocolario (en un hotel cinco estrellas con aire acondicionado, aclaremos) se está liberando a los pueblos oprimidos por cinco siglos de coloniaje, hay un enorme trecho.

Si queremos reivindicar a nuestros hermanos caídos en la noche del domingo hay que reivindicar a los trabajadores pobres y sin tierra del campo, que en su enorme mayoría son mayas, y que no se liberarán de nada con ceremonias religiosas. Hacernos creer que con unos cuantos guías espirituales ahora remozados y llamando a la multiculturalidad se acaba el problema de la explotación de la que somos víctimas desde hace 500 años, explotación económica amarrada a un racismo visceral que define la historia del país y condena a una enorme mayoría a ser “inditos atrasados”, creer que con un güipil decorando una celebración por aquí o por allá cambian de verdad las cosas, o hay ingenuidad… o algo mucho peor: hipocresía.

Hablar del racismo es hablar y denunciar la explotación económica de la sociedad semifeudal en que vivimos, que deja pobres a tantos y tantas, y además margina culturalmente automarginando a quienes no nacieron canches. Intentar cambiar eso es denunciar lo del camión del domingo, y no tanto llamar a ceremonias religiosas y pedir la multiculturalidad de una sociedad con corrección política.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.