Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los políticos ¿son todos despreciables?
Por Marcelo Colussi - Guatemala, 22 de febrero de 2016
mmcolussi@gmail.com

El título de este escrito puede ser provocativo…, o engañoso. Engañoso, en cuanto transmite la idea que identifica “política” con cosa sucia, mafia, negocio ilícito. Y, por supuesto, la política no es solo eso; por tanto, no es exactamente eso.

Pero, ¿qué es la política? Según Paul Valéry, en una ácida definición, es “el arte de hacerle creer a la gente que toma parte en las decisiones importantes que le conciernen”. Hacerle creer… ¡pero sin que realmente tome ninguna decisión, en definitiva!, podríamos agregar, completando la idea.

En realidad, si algo define al ser humano, es su condición de político. Es decir: su situación original y fundante de ser, inexorablemente, miembro de la polis, de la ciudad-Estado dirían los griegos clásicos. En suma: de la sociedad. No existe individuo aislado; eso es un mito, útil en un artificio académico como puede ser la mesa de disecciones. El ser humano real, de carne y hueso, está siempre ubicado, comprometido. Es, en síntesis, un animal político, un animal socialmente construido y condicionado/determinado por su medio. No podemos dejar de ser políticos, porque esa es nuestra naturaleza.

Ahora bien: la práctica política que hoy día conocemos y de la que opinamos a diario, nos quejamos y maldecimos, es parte de esa condición política, social, forzosamente gregaria que nos une: las sociedades están organizadas. Y ahí radica justamente el engaño: lo que organiza es la forma en que nos unimos para resolver las necesidades básicas de la vida. En sociedades increíblemente complejizadas como las actuales, donde el Estado juego un rol fundamental (más allá de la prédica liberal que ve en él un presunto obstáculo) un grupo de tecnócratas toma a su cargo la conducción de las palancas del aparato de gobierno.

Quien conduce realmente las sociedades, quien marca las líneas fundamentales del proyecto humano en juego, no es el funcionario de turno (presidente, ministros, alcaldes, legisladores): son las fuerzas económicas que deciden la producción. Los funcionarios públicos son operadores que mueven las palancas.

Esto no hay que perderlo nunca de vista. Si no, puede terminar creyéndose que “estamos mal” por “culpa” de los políticos (que es la prédica ideológicamente cargada que alimenta al sentido común).

El estamento de políticos profesionales que maneja los Estados modernos es eso: técnicos, burócratas encargados de la función pública. Cambian con cada administración, pero la roca dura de la sociedad no cambia. En nuestro país pasaron ya varias administraciones desde que volvió la “democracia”. ¿Algo cambió en la base? ¡Nada de nada! Estados Unidos es una superpotencia que arremete con todo lo que se le ponga adelante, voraz, depredadora. ¿Algo cambia con el presidente de turno? ¡Nada de nada! Por el contrario: hasta puede darse el “lujo” de tener un presidente afroamericano (¿los negros al poder?), pero su perfil imperialista no cambia.

¿Qué pasa en Guatemala con eso grupo de políticos profesionales? Son un espanto, sin duda (por ser generosos en el epíteto). Pero eso no es casual ni gratuito. Son corruptos, mafiosos, oportunistas, representantes perfectos de un sistema capitalista pobre y dependiente. Ahora bien: ¿hay “mejores” personas por allí para ocupar los cargos públicos? ¿Dónde están? ¿Por qué nunca aparecen?

Debemos encarar estos temas con valentía, con actitud crítica. La corrupción no es un mal de la “casta política”; por el contrario, anida en la sociedad misma (véase al respecto el atrevido análisis de Pedro Ixquiac). Los técnicos que manejan la cosa pública (de no muy alta calidad, reconozcámoslo: machistas, racistas, mentirosos, con inveterada cultura alcohólica) son una expresión de lo que atraviesa la sociedad. La corrupción es una práctica que se arrastra secularmente desde la colonia, ¡y no es patrimonio de los políticos precisamente!

No importa el funcionario de turno que se siente en su correspondiente silla. Es muy probable que cualquiera de quienes están leyendo este texto, puesto en esa silla repita lo mismo. Es una cuestión estructural, histórica. La pobreza y exclusión de las grandes mayorías no se debe a una pretendida ineptitud o falta de probidad de quienes manejan la cosa pública. Pero además, en adición a ello, no puede dejar de mencionarse que esa casta de burócratas de profesión (de saco y corbata o de tacones y joyas caras) realiza prácticas abominables, irrespetando la voluntad popular que los eligió, forzando las cosas solo a favor de sus intereses personales.

Si tuviéramos unos políticos intachables, expresión sacrosanta de la transparencia y devoción al trabajo: ¿estaría mejor el país? Seguramente no en lo sustancial. El verdadero problema radica en la base de la sociedad, en la forma que se reparte la riqueza, ¡no lo olvidemos!

https://www.facebook.com/marcelo.m.colussi

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.