Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Vigencia del marxismo
Por Marcelo Colussi - Guatemala, 11 de marzo de 2016
mmcolussi@gmail.com

“No se trata de reformar la propiedad privada, sino de abolirla; no se trata de paliar los antagonismos de clase, sino de abolir las clases; no se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva…. Nuestro grito de guerra ha de ser siempre: ¡La revolución permanente!

Carlos Marx, Mensaje a la Liga de los Comunistas, 1850.

I

“El Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que, inexorablemente, tiene sus días contados”. Esta frase, que no es exactamente de Hegel pero que lleva su cuño, es la fuente inspiradora del joven Marx. Las luchas de clases son el motor de la historia: la Dialéctica del Amo y del Esclavo que esbozara Hegel en su Fenomenología del Espíritu sigue siendo de una precisión meridiana. La simple constatación de nuestro mundo circundante nos pone en contacto con cotidianas luchas a muerte en torno al poder. La conclusión de Marx a partir de esa inspiración no podía ser otra: el mundo está injustamente estructurado, y el trabajo de las grandes mayorías sostiene los privilegios de unos pocos. Por tanto: es hora de transformar ese estado de cosas.

El materialismo histórico y el materialismo dialéctico, comúnmente conocidos como “marxismo” –término que el mismo Marx denostaba, por el culto a la personalidad que lleva aparejado– son una potentísima corriente de pensamiento crítico como pocas veces se encuentra en la historia. Su fuerza es conmovedora: las verdades que saca a luz, las miserias que denuncia, la propuesta transformadora que encarna, son todos elementos que tienen una vigencia plena más de siglo y medio después que fuera formulado.

¿Está muerto el marxismo, o es un pensamiento vigorosamente vigente? Si tantas críticas recibe, eso ya indica algo: “Ladran Sancho, señal que cabalgamos”, como dicen que dijo Cervantes en El Quijote. Ladran, y ladran estruendosamente los poderes, pues lo que instaura ese pensamiento y el llamado revolucionario que formula no han “pasado de moda”.

Sigmund Freud dijo en algún momento que tres son las grandes heridas que produjo al narcisismo el pensamiento crítico (pensando en grandes formulaciones occidentales): la revolución astronómica de Nicolás Copérnico –que sacó al planeta Tierra del sitial de honor en tanto centro del mundo, para convertirlo en un planeta más que gira en tono al sol–, la teoría de la evolución de Charles Darwin –por cuanto hace del ser humano un producto de procesos adaptativos al medio, descentrándolo de su categoría de ente supremo de una pretendida creación divina– y el psicoanálisis, que muestra que no somos solo conciencia racional, puesto que en muy buena medida estamos atados a determinaciones inconscientes no voluntarias (“No somos dueños en nuestra propia casa”). La subversión teórica que plantea el marxismo es similar, o incluso mayor.

Es mayor, por cuanto no solo rompe paradigmas sino que abre la posibilidad de una transformación social radical. El pensamiento marxista es una llave teórica para llevar a cabo grandes cambios en la estructura social.

El discurso de la derecha, obviamente conservador, intenta por todos los medios mantener el estado de cosas actual. Dicho en otros términos: intenta mantener sus privilegios. El marxismo es la denuncia volcánica de los mismos, conseguidos a partir de una injusticia de base. Tamaño pensamiento revolucionario no puede tener medias tintas. Lo que intenta cambiar es de una envergadura distinta a las heridas narcisistas que apuntaba Freud: aquí está en juego la roca viva del poder. Como dice el epígrafe que seleccionamos: “No se trata de mejorar la sociedad existente, sino de establecer una nueva”. Eso, por supuesto, asusta, desespera a quienes lo detentan actualmente. Lo que está en juego es un cambio radical en la forma de establecer las relaciones entre los seres humanos. Por eso, quienes hoy ocupan el lugar de privilegio, harán lo imposible por evitar cualquier cambio. La crítica visceral al marxismo es vital para mantener el estado de cosas.

Esa crítica se dirige hacia la teoría, pero más aún, a su puesta en práctica. De hecho, las ideas marxistas ya cobraron vida en varios puntos del planeta a lo largo del siglo XX. Rusia, China, Cuba, entre los lugares más connotados, son la expresión patente de su viabilidad. ¿Qué pasó ahí? ¿Fracasaron las ideas revolucionarias? En todos los casos, países que transitaron por la senda del socialismo, es decir: que construyeron sus proyectos de sociedad a partir de los ideales marxistas, tuvieron enormes avances sociales. Nadie puede negar que del atraso comparativo, de la miseria y la super explotación que los caracterizaba, todos estos países mejoraron sustancialmente sus condiciones de vida, pasando a tener desarrollos que superaron en muchos casos a las potencias capitalistas. El hambre, la exclusión social, la ignorancia y las injusticias comenzaron a desaparecer.

El discurso de la derecha verá en todas estas experiencias “dictaduras sangrientas”, contrapuestas al pretendido reino de la libertad que prima en las democracias capitalistas. Sin dudas los primeros pasos dados por estas iniciales experiencias socialistas tuvieron, junto a los grandes éxitos, también grandes problemas, grandes falencias que deben ser revisadas críticamente. “El escándalo de la Inquisición no hizo que los cristianos abandonaran los valores y las propuestas del Evangelio. Del mismo modo, el fracaso del socialismo en el este europeo no debe inducir a descartar el socialismo del horizonte de la historia humana”, razonaba acertadamente Frei Betto. La burocracia, el afán de poderío, las diversas mezquindades humanas (machismo, racismo, autoritarismo, doble discurso) son la argamasa de la que estamos hechos todos: ¡también los socialistas! Las experiencias burocráticas y autoritarias del socialismo real, fundamentalmente de lo visto en el área soviética, no desacredita el revolucionario y subversivo pensamiento marxista. Por el contrario, puede decirse que lo ratifica, pues un cambio genuino nunca termina, dado que lo humano es ese proceso de transformación perenne.

¿Por qué decir hoy, entrado el siglo XXI y con experiencias socialistas que se han revertido, que el marxismo sigue siendo vigente? Porque los motivos que lo generan siguen estando presentes.

II

No se trata de un mero capricho, de un fanatismo fundamentalista o de una cuestión de nostalgia reivindicar el marxismo. Las causas estructurales que provocan la injusticia de la sociedad global no han cambiado en lo sustancial. La explotación del hombre por el hombre, el trabajo alienado, el enfrentamiento a muerte de clases sociales, el saqueo y explotación inmisericorde de los más a manos de minorías privilegiadas, todo ello continúa siendo el motor de las sociedades. Las injusticias van cambiando a través del tiempo, toman nuevos rostros, se reciclan. Pero no han desaparecido.

Una inmensa mayoría planetaria no goza aún de los beneficios del portentoso desarrollo tecnológico que alcanzó nuestra especie. Pese al mismo, y disponiendo de la cantidad de comida necesaria para alimentar bien a toda la población mundial, el hambre sigue siendo un flagelo dramáticamente presente, provocando un muerto cada 4 segundos a escala planetaria. Del mismo modo, otras miserias son elemento cotidiano: el analfabetismo, la falta de acceso a servicios básicos, la ignorancia supersticiosa, el machismo patriarcal. En otros términos: la dialéctica del Amo y del Esclavo. Se llega al planeta Marte pero no se puede resolver el hambre… Evidentemente, algo anda mal en ese modelo. El marxismo es su denuncia radical. ¿Qué es lo que fracasa: el marxismo o el modelo social viegente?

Por supuesto que el Amo (la clase dominante) sabe que sus privilegios vienen de la explotación en juego. Lo sabe, y se prepara día a día, minuto a minuto para que eso no cambie. El marxismo, por el contrario, es el llamado a ese cambio. ¿Fracasó entonces como propuesta de transformación?

Resultaron cuestionables –cuestionables en parte, porque también hubo grandes logros– las primeras experiencias socialistas. Ello no significa que las causas de la injustica, que son las que ponen en marcha el radical pensamiento revolucionario de Marx, hayan desaparecido. En ese sentido, el marxismo en tanto expresión de ese espíritu de cambio, sigue vigente, profundamente vigente. Si la derecha, en cualquiera de sus expresiones, ve en él un peligro, eso es altamente significativo. Significa, en concreto, que su denuncia y su apelación al cambio horrorizan a la clase dominante.

La horrorizaron en el momento en que aparece, digamos 1848 con el Manifiesto Comunista. Sigue horrorizándola ahora, pese al mal sabor que pueden haber dejado los primeros balbuceos del socialismo (que continuó aún con un perfil autoritario y no-crítico). En síntesis: a la clase dominante le hace recordar que las fuerzas de cambio siguen estando siempre esperando para levantar la voz. El Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que, inexorablemente, en algún momento este último abrirá los ojos. En tal sentido, sabe que tiene sus días contados, por eso hace lo imposible para extender sus privilegios. Todos los mecanismos de control (militares, culturales, político-ideológicos) no son sino formas de prolongar esa dominación.

A la luz de lo acontecido en estas últimas décadas, con la reversión de grandes experiencias socialistas como la rusa y la china, el discurso conservador canta victoria. De ahí que, inmediatamente después de la caída del Muro de Berlín, un ideólogo como Francis Fukuyama pudo proferir su grito triunfal: “La historia ha terminado”. Pero no hay falacia más grande que esa: la historia continúa su marcha –sin que se sepa bien hacia dónde va–. Continúa, y sigue moviéndose por la eterna, interminable lucha de contrarios. La dialéctica, en tanto incesante choque de opuestos, no es un método de análisis de la realidad, dirá Hegel, idea que retoma luego Marx. La realidad misma es dialéctica: cambia, se transforma continuamente.

Negar eso es querer desentenderse de la realidad. Pero la realidad es tozuda, obstinada, y siempre se nos impone. La realidad es cambio permanente, a partir del choque de contrarios que se patentiza en la lucha de clases y en otras luchas igualmente trascendentes: de género, étnicas, etáreas, culturales, etc.

A partir de la caída de las primigenias experiencias socialistas la derecha cantó exultante el fin del marxismo, la inviabilidad de las tesis que alientan el ideario socialista. Ahora bien: el marxismo no es sino la expresión teórica de esa lucha. ¿Se acabaron esas luchas? Obviamente no, aunque hoy esté en retroceso. A partir de eso, la “moda” dominante busca limar las luchas presentando la “civilizada” idea de “resolución pacífica de conflictos”. Así, de Marx pasamos a Marc’s: métodos alternativos de resolución de conflictos. Pero, con sinceridad: ¿se pueden resolver pacíficamente los conflictos sociales para lo que la derecha responde con bombas, aviones y misiles? ¿Qué será posible negociar ahí?

Las causas que generan las luchas de clases ahí siguen vigentes. ¿Terminó acaso la explotación? ¿Terminaron acaso la exclusión social de grandes mayorías, la propiedad privada de los medios de producción cuyos dueños los defienden a muerte, la explotación y la consecuente miseria de tantos y tantos? El marxismo es una chispa que busca el cambio de todo eso. ¿Cómo podría decirse que eso no sigue vigente?

En tal sentido, el marxismo sigue más vigente que nunca.


https://www.facebook.com/marcelo.m.colussi

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.