Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Poesía en la marginalidad
Por Mario Cordero - Guatemala, 22 de abril de 2007

Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna. A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una.

Antonio Machado

Hace unas dos semanas, estuvo en el país Miguel Ángel Arenas Haro, un humanista y antropólogo español, que ha emprendido una lucha que pareciera imposible: hacer una poesía más humana.

En una conversación entablada con él durante su visita, expuso su punto de vista sobre la poesía actual, y es que cada vez ésta se ha convertido en fría y sin que represente el sentir de una persona, y mucho menos de un pueblo.

Según relató, tiene la intención de realizar un viaje por varios países de la región: México, Honduras, El Salvador y Guatemala, para adentrarse a pueblos y lugares marginales, darle voz a los que nunca la han tenido. Desea adentrarse en la gente, y contarles que, hace muchos años, la poesía servía para expresarse, para dar a entender a los demás cómo se sienten, y que mucha de la poesía que se escribe ahora, no debe llamarse poesía, sino conjunto de palabras que no expresan el dolor o la alegría humana.

Contarles, también, que la poesía sirve para denunciar, expresar la injusticia, entre otras cosas, y no para nombrar cosas abstractas, tan lejanas a la gente de verdad. Por último, Miguel Ángel quisiera pedirles a las personas que visite en los arrabales, que escriban poesía.

No es la primera vez que lo haría. En años anteriores, ha realizado la misma experiencia en Israel o en Argentina, en donde los resultados no sólo son satisfactorios, sino que, diría yo, impresionantes.

Cualquiera podría pensar que esta poesía es mala, que no tiene la fuerza necesaria para considerarse como tal. Sin embargo, personalmente leí algunos de los trabajos que ha realizado en otras partes, y me impresionó cómo la poesía llegaba a parecerse a la de Antonio Machado (por eso incluí el epígrafe de un poema de él), de Gabriel Celaya, Blas de Otero o Miguel Hernández, todos poetas españoles de gran renombre, que quisieron expresar en forma poética la voz de su nación, en el momento en que más necesitaba llorar y escuchar palabras de esperanza.

Si no lo creen, en estas mismas páginas incluyo un poema hermoso que escribió un niño en una de las tantas experiencias que Miguel Ángel ha realizado; el texto se llama Hablando claro. Además, incluyo un artículo escrito por el artífice de este proyecto, para que se conozca más.

He incluido esto en este espacio, porque la finalidad de Miguel Ángel es encontrar poesía en donde no se busca normalmente, es decir, en una especie de "contracultura", que no busca en los lugares tradicionales y hegemónicos, sino en la gente, donde todo nace?

Espero poder traerles más noticias sobre él, cuando desarrolle su proyecto en Guatemala.

Hablando claro

A DIEGO ALMANSA

UN GRAN AMIGO

QUE SIEMPRE HABLÓ CON CLARIDAD

Hablaré claro,

hablaré sin giros ni rodeos,

que también la poesía

es el grito desnudo

de un simple alfabeto.

Hablaré claro,

para tener contentos

a los oídos

(¿o quizá a la conciencia?)

de un gran amigo.

Diré cosas claras, diáfanas,

nítidas como el petróleo.

Diré que la vida en Sudán

es un plato sobre la mano;

diré que en Sierra Leona

llevan siete años

de Masacre Civil

y nadie mueve un dedo

para evitarlo;

debe ser tan poco importante

que ya cansaron a los telediarios.

Diré, que para algunos,

ser indio en México

es vivir en pecado;

que el Grupo de los Ocho

juega al Risk

con muñequitos de carne

y hueso

? o sólo hueso ?.

Diré que la roja sangre

de los rojos,

nunca enrojeció la tierra

de los blancos;

que los niños de Río

son las páginas que se pasan

de los periódicos.

Diré que la Tierra se muere,

y que todos iremos al entierro,

obligados.

Diré, que Dios es tan antiguo

que aún no se ha enterado

que el láser de los hombres

puede curar la ceguera.

Podría hablar

más poéticamente,

y quizá hasta construir

un buen poema;

pero no quiero,

no vaya a ser

que no me entiendan.

Y no hablo, precisamente,

para ser entendido

por unos pocos.

Estoy hablando claro,

como quiere un gran amigo.

Tan claro

que muchos dirían

que la tinta con la que escribo

es demasiado negra

para entender lo que digo.

Fuente: www.lahora.com.gt - 140407 - Contracultura


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.