Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El chivo expiatorio
Por Maurice Echeverría - Guatemala, 25 de agosto de 2004
maurice@elperiodico.com.gt

No me pareció que fueran mareros.

El sábado antepasado me asaltaron. Caminaba por la pasarela que va a dar al zoológico, sobre el bulevar Liberación, y aparecieron dos tipos, uno de ellos con un machete corto pero respetable, y se llevaron lo que llevaba.

Antes había utilizado esa pasarela múltiples veces, con regularidad, nunca me había pasado nada, ni se me había cruzado por la mente que me podía pasar algo.

Ahora he decidido que no voy a volver a usarla. Así es como, además de robarme lo que llevaba conmigo, esos ladrones me robaron un trozo de la ciudad. Los ladrones te van despojando de rincones, de calles, de barrios, de avenidas enteras.

El asunto es que volví a mi casa, y llamé a la Policía. No es que me atravesara la esperanza de recuperar mis pertenencias, pero me pareció lógico advertirles que en esa pasarela estaban asaltando. Me preguntaron si los ladrones eran mareros. –No, respondí, no me pareció que fueran mareros. Días más tarde, le relaté mi experiencia a un amigo, y me preguntó lo mismo, si mis asaltantes eran mareros.

Hago mención de esto porque me doy cuenta de que en general en Guatemala y posiblemente en Centroamérica estamos estigmatizando a los mareros mucho más de la cuenta, y los estamos responsabilizando de exactamente todos los crímenes de la ciudad, lo cual, aparte de no ser objetivo, no sirve para nada, salvo para darle un rostro concreto a un temor muy abstracto. Necesitamos un chivo expiatorio con rasgos definidos y revisables para sentir que tenemos un poco más de control sobre una situación cada vez más nebulosa. Los mareros serán muchas cosas, pero no se esconden (a diferencia de muchos genuinos criminales de nuestra dirigencia política y económica): al contrario, hacen todo lo que está en sus manos para hacerse ver; la sociedad se aprovecha de ello.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.