Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Meditación del ovillo - In memóriam no del gato viejo, sino del viejo lobo
Por Maurice Echeverría - Guatemala, 4 de noviembre de 2004
maurice@elperiodico.com.gt

Ese Quiroa era un viejo chispudo. Siempre que hablábamos me quedaba yo con la vaga sensación de que era más rápido que yo, en cuanto a ocurrencias, en cuanto a sagacidad, ¿me entienden?, lo cual lastimaba un poco mi ego, 39 años más joven que el suyo, por lo tanto más dispuesto a incurrir en lamentables resistencias, comparaciones, sinsentidos semejantes. Todo ese diálogo interior: “¿Porqué no respondí ‘tal cosa’ cuando ‘él’ me dijo ‘aquello’?... Me habría ‘sin duda’ respetado.” Hay una edad en la cual uno sólo quiere decir cosas ingeniosas, y por supuesto, sólo dice burradas.

Dicen que era un gato viejo, pero en verdad Quiroa era un viejo lobo: producto de la experiencia y la ideología. No es irrazonable pensar que entre un lobo y un gato hay cierta diferencia. Quiroa era el lobo, repito. El gato he sido yo, un pobre gato con el ego enorme –blando y complicado ovillo de lana–. De ahora en adelante, mi ego seguirá haciéndose más viejo, más mezquino, más inútil, más enrevesado; Quiroa, en cambio, ya desenredó, de una vez por todas, el suyo. La muerte es una ventaja generacional que los viejos siempre terminan aprovechando.

No me llevaba mal con él: simplemente no había relación. Y sin embargo, evoco gustosamente que, cuando hablábamos, me hacía reír. Qué puedo decir: el viejo era chispudo. Me contó de cómo su cuerpo lo mandó a que dejara de tomar. Se tomaba el trago, y lo devolvía. Entonces supo que había llegado el momento de renunciar al tapis, de obedecer al cuerpo. Una era había terminado. Pero el cuerpo todavía tenía un reclamo, una carta bajo la manga: un cáncer linfático. El cáncer, se me figura, es el ego privado del cuerpo: un ovillo de células torcidas. No lo dejen crecer.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.