Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La obra de arte
Por Maurice Echeverría - Guatemala, 2 de diciembre de 2004
maurice@elperiodico.com.gt

Hasta la sílaba es un fardo sin fin

A nadie le resulta difícil advertirlo: me estoy muriendo. Comparo la sábana de esta cama de hospital a una rosa blanca de pliegues tiernos, abnegados, que el calor de la enfermedad aplasta. Cada cierto tiempo, me defeco. Ya ni siquiera aviso. Ya no abro la boca. Ya no hay palabras en mí.

Antes era diferente, por supuesto. Antes se daban cita en mí todos los vocabularios, lenguajes, glosarios y nomenclaturas: danza viva de voces. Mi vida era como una novela, uno de esos novelones de ochocientos y mil páginas, inagotable: frases y frases. La guerra y la paz. Crimen y castigo. Doktor Faustus.

Luego enfermé. Un virus, dijeron. Fue preciso tirar muchas palabras por la borda, para no hundirme. La novela enflaqueció. El corazón de las tinieblas. El túnel. El extranjero. No me sentía mal, pero no me sentía bien. Me sentía ligeramente mal.

Pasé a ser cuento. Un cuento de Maupassant. O de Poe. O de Lovecraft. Un cuento económico y escalofriante, parco y glacial.

En un momento de rebeldía o despertar (ambas cosas son lo mismo) el cuento se transformó en poema. Fue como una epifanía. Incluso pensé que estaba sanando: que un milagro había ocurrido. Byron, Santa Teresa, Aleixandre. Me rodeaba un aura intangible, y a todos decía palabras definitivas, innegociables.

Pero recaí. Me volví aforismo. Y palabra. Y sílaba. Hasta la sílaba es un fardo sin fin, para una persona tan enferma como yo. Por ello es preferible callar: observar con sabiduría lo que depreda y fagocita.

Tiemblo, en un último esfuerzo, para decir este epitafio. Las fuerzas de flaqueza no son mito o mentira. Hélas, con fuerzas de flaqueza nadie escribe una novela. Pero al menos he sellado por un segundo la boca de la muerte. Y me queda la fe íntima de que, aún siendo silencio, seguiré siendo obra de arte; una escultura, sobre una rosa manchada.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.