Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lo burdo y lo sacro
Por Maurice Echeverría - Guatemala, 17 de febrero de 2005
maurice@elperiodico.com.gt

La prisa provoca siempre guerras intestinas.

A estas alturas ya no es tanto la guerra en Irak lo que más preocupa, sino la paz. Esta paz de probeta, muchos muertos promete.

Pasadas las emociones, chamuscados los fuegos artificiales, muerto el adrenalinazo (ponga en riesgo su vida: vote en Irak), queda, nada más, la sincera realidad, que no remunera con tanto viso. No es que no creamos en las elecciones libres. Por favor. Esos oscuros maniqueísmos, esas inmemoriales estrategias… Es que no hay que confundir enfermedad y salud. Lo burdo y lo sacro. Es que las elecciones en Irak no fueron, bajo ninguna perspectiva, libres. Se llevaron a cabo en un país reciente de guerra, y aún ocupado.

¿Qué aconteció? La prisa. El mundo entero estaba ansioso por eyacular, después de tanta pornografía bélica en los noticieros. Y la prisa (que no es otra cosa que falta de respeto al ritmo de la historia) en un país tan frágil como Irak provoca desavenencia, y la desavenencia en un país tan frágil como Irak es algo más que mero abstencionismo, eso ténganlo por seguro, o simple guerra de escaños: es guerra civil, pura y dura. La prisa (el paliativo que Bush usó para ganar las elecciones) provoca siempre guerras intestinas, batalla inminente de agendas propias (el ayatolá Alí al Sistani tiene la suya). Bush sabrá lavarse las manos.

El boicot no ha terminado. Ha terminado sólo para aquéllos que se dejan llevar por ciertas ilusiones “gestálticas” como lo son el fin y el inicio. Pero coordenadas como ésas sólo existen en los cuentos de hadas –que nos cuenta por la noche George W. Bush, con su voz torpe–. El no haber escuchado a los sunitas tendrá consecuencias, no para EE.UU., por supuesto, sino para todos esos pobre hijos e hijas de Irak, cuyo único crimen es vivir en cierta y no otra parte del mundo.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.