Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La restauracion conservadora sin máscara de comedia
Por Marco Fonseca - Guatemala, 6 de julio de 2016

El discurso de la restauración conservadora se vuelve cada vez más explícito y descarado. De hecho, ya se quitó la máscara.

En un país donde los/as humildes son la gente más humillada y en donde la gente poderosa todavía en le época de la CICIG sigue gozando de impunidad absoluta, JM le pide a la gente más chingada por el conflicto armado que sea «humilde». Para él «la soberbia llevará al fracaso», es decir, la soberbia y la osadía de la gente pobre, indígena, campesina que demanda migas de dignidad y granitos de reconocimiento histórico. Pero eso, para JM, es mucho, es «soberbia» que solo puede resultar en «fracaso». Para él, para el ejército, para la AVEMILGUA y la Fundación contra el Terrorismo, «el pasado ya pasó» y debe quedar enterrado junto con los huesos de la gente inocente y todos sus secretos.

Aunque JM nunca habla de la llamada justicia transicional, el juicio por genocidio contra Ríos Montt, el caso CREOMPAZ y tantos otros casos como estos, no cabe duda que sus palabras sobre el conflicto armado interno se refieren al genocidio y los juicios por castigo en Guatemala. Sobre esto dice: «lo hecho, hecho está; no lo podemos cambiar». Esa es la sentencia histórica y juicio de valor superior de la restauración: dejen que los muertos entierren a sus muertos. Dejen que la muerte reine en paz.

Sobre las demandas de juicio y castigo para culpables, demandas por compensación y resarcimiento, demandas por la memoria histórica (inclusión en el currículo escolar, etc.), JM dice: «Guatemala ya no está en guerra, hoy Guatemala está en un proceso de paz que bien que mal ha alcanzado algunas metas y ha dejado de cumplir otras. Sin embargo, seguirnos enfrentando, seguirnos peleando, seguir permitiendo que algunas personas hagan de la industria del conflicto, riqueza o daño, creo que no es lo correcto».

Todo esto es parte central del imaginario y del discurso de la restauración conservadora. Y no es solo tenebroso sino que también amenazante.

Marco Fonseca es Doctor en Filosofía Política y Estudios Latinoamericanos por parte de la York University. Actualmente es instructor en el Departamento de Estudios Internacionales de Glendon College, York University.

www. albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.