Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Agricultura familiar
Por Moisés Gómez Cortez* - Guatemala, 28 de febrero de 2018

Guatemala se encuentra en un momento político interesante, porque se está queriendo implementar justicia en el caso muy concreto de la corrupción, donde están involucrados políticos criollos colonialistas y admiradores de estos, pero además, se encuentran implicados los empresarios de la élite dominante, situación que se convierte en un hecho histórico para el país.

Hay acontecimientos que ya mantienen entretenida a la sociedad guatemalteca, como la elección del puesto de Fiscal General del Ministerio Público, el Contralor General de Cuentas, la formación de nuevos partidos políticos y las elecciones a Rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala y la permanencia del Señor Iván Velásquez de la CICIG, entre otros.

Mientras tanto en nuestra bella Guatemala, hay familias rurales, pueblos indígenas (hombres, mujeres, jóvenes y niños), campesinos que no tienen acceso a los alimentos, muchos mueren de hambre, situación que cuestiona al Estado, ¿al servicio de quién está? Esta interrogante incluye a las universidades.

La élite empresarial que conduce al Estado, ha quitado la tierra a los mayas y ladinos o mestizos, robado sus ríos, los explota económicamente hablando, produce en grandes extensiones de tierra (concentrada en pocas manos) productos para la exportación y no para la alimentación de la población local, evade sus impuestos, genera destrucción del ambiente mediante la explotación minera. Al final tenemos una abismal desigualdad, más del 60% de población empobrecida. Guatemala tiene un rostro racista y clasista.
Pero hay una luz en el camino obscuro, la Iniciativa de Ley 4947 sobre agricultura familiar, que tiene por objeto promover la agricultura familiar, impulsar el incremento sostenible de la producción familiar campesina, facilitar el acceso a mercados y cadenas de valor y ejecutar todos los planes y proyectos en beneficio de las familias de infrasubsistencia, subsistencia y excedentaria que ejercen la agricultura familiar.

En este caso se entiende por infrasubsistencia, toda población que habita en el área rural, que posee altos índices de analfabetismo y pobreza extrema, no cuenta con recursos productivos y su acceso a los mercados es muy limitado.

Esta Iniciativa fomenta el empleo a nivel local, promueve la utilización de semillas ancestrales, incentiva la capacidad productiva de las unidades económicas y mejora la calidad de vida de los campesinos mayas y ladinos o mestizos a través del acceso a los bienes naturales.

Por lo que se hace necesario apoyar esta Iniciativa de Ley, exigirle al Congreso (Sabemos que la mayoría de congresistas son conservadores y van a intentar frenar esta Iniciativa) su aprobación, y si para el efecto hay que pedirlo a gritos, hay que hacerlo. Con esta iniciativa está a prueba la participación de la Universidad de San Carlos y particularmente el Centro Universitario de Occidente a través de sus organizaciones de estudiantes, de profesores, de administrativos y autoridades.

Particularmente lo que podría competirle a la División de Ciencias Económicas, ya sea que aprueben o no la Iniciativa, es hacer proyectos para que evolucionen las unidades económicas familiares, crear modelos de administración contextuales a estas unidades productivas para fomentar el ahorro y la inversión, crear una forma de tributación que resulte fácil y accesible a esta agricultura familiar. Ya la iniciativa contempla que los agricultores familiares debidamente registrados que sean proveedores de los productos necesarios para la alimentación escolar, estarán exentos del impuesto sobre la renta. ¿En qué podrán coadyuvar las otras disciplinas del Centro Universitario de Occidente y de la Universidad de San Carlos?

Ante esta situación, la Universidad de San Carlos se encuentra ante la posibilidad de propiciar el bienestar integral de la familia rural de infrasubsistencia, subsistencia y excedentaria, campesina maya y ladina o mestiza en condición de alta y mediana vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria, pobreza y pobreza extrema para incrementar sus activos familiares, garantizar su ciclo anual de producción y mejorar sus condiciones de vida.

¿Será posible reflexionar en esta Huelga de Dolores sobre la agricultura familiar?

*Director del Departamento de Investigaciones de la División de Ciencias Económicas, del Centro Universitario de Occidente, USAC

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.