Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Ñoño : otro caso de limpieza social
Por Marcela Gereda - Madrid, 25 de febrero, 2007
marcela.gereda@gmail.com

Me sucede entre una esquina y la otra. Al atravesar una calle y la que sigue. Me persigue una historia. Un mercado. Una juventud: mi generación que día a día muere entre homicidios y sicarios. Patojos inocentes que en su ingenua necesidad de morir por el barrio, todo lo arriesgan. Que en la onda de pertenecer a algo y sentirse protegidos en su proceso de transición juvenil y proceso de identificación con una determinada forma de actuar y enfrentar un sistema económico que nada les ofrece, y a la débil cohesión familiar en la que se inscriben, son víctimas del proceso de limpieza social que padecen tanto la comunidad inmigrante en Estados Unidos como los miles de jóvenes de algunos países centroamericanos.

Retrocedo la cinta de la entrevista. No lo creo. La transcribo. Vuelvo a ella. Mi mente deambula. Es tan parecido a los testimonios del REMHI. Una violencia tan demencial. Tan fuera de quicio. Una voz que me persigue y me acompaña.

Es Bayron, quién desde su jerga MS cuenta cómo el SIC (Servicio de Inteligencia Criminal) eliminó a El Ñoño , describe a este ex Primer Palabra de una clica de Villa Nueva de la Mara Salvatrucha : " El Ñoño, era un patojo de catorce años, era encargado solo de cobrar el impuesto, no tenía ni un sólo tatuaje, no era MS, solo quería ser MS y colaboraba con nosotros los jomis, Así pasaba por las casa, mire me mandaron los MS a decir que cobrara el impuesto, se lo daban. Fue cuando lo mandamos al mercado que ya nunca regresó. Lo subieron a una patrulla y no lo volvimos a ver, le volaron las uñas, le sacaron los ojos, lo balacearon todo. Le quebraron la cabeza con la cacha de la pistola. Lo encontraron después adentro de unas bolsas de nylon negro en un pueblo de San José Pinula. Llamamos a reunión y decidimos entre los jomis que había que dar venganza, eso sólo generó más odio entre nosotros".

Es incuestionable que e l crimen y la violencia han aumentado drásticamente en Guatemala en los últimos años, y con ello también ha crecido el sentimiento de inseguridad de los guatemaltecos. Siguen subiendo las tasas de robos, asaltos y homicidios. Las pandillas están cada vez más presentes en la vida de los ciudadanos.

El gobierno ha respondido a esta creciente violencia con políticas represivas anti-maras y de “mano dura”. Estas políticas generan respuestas de las pandillas con las mismas medidas con la que se les reprime, como lo es el caso de El Ñoño, quien no partencia a la mara. Hoy hay en Guatemala alrededor de 30, 000 guardias de seguridad privada. La seguridad es un derecho, como también lo es la vida.

La limpieza social es cuando las personas toman la justicia “en sus manos” sin antes determinar si su presa es culpable o inocente. Acción sin autoridad legal. Tomar a presuntos culpables (como El Ñoño ).

WOLA señala que la limpieza social tiene una historia: se instauró en Guatemala desde los setenta. Con políticas represivas y asesinatos generalizados. Civiles desaparecían y torturaban a presuntos rebeldes guerrilleros. Similar a la manera en que hoy en ejecuciones extrajudiciales se le extermina la vida a patojos inocentes, hijos de sus circunstancias y de un sistema económico que en nada les incluye. En su informe sobre pandillas, WOLA indica que no hay variabilidad en la tasa de violencia entre la época del conflicto armado y la actual. Registra un aumento en las tasas de homicidios de niños y jóvenes. El GAM señaló que, de las 1.590 muertes violentas ocurridas en Guatemala en los primeros seis meses de 2005, en 1.290 de ellas se habían hallado pruebas que sugerían la posibilidad de que fueran actos de limpieza social

Muchas veces ni siquiera las víctimas de la limpieza social son presuntos criminales. La guerra en Guatemala no ha acabado. Las torturas y muertes son iguales o peores que en la época del conflicto armado. Una herida que no para de sangrar.

Tantas muertes sin explicación. Tanto periodismo. Tantos informes. Estadísticas. Consultorías. Programas de prevención, pero no se podrá lograr erradicar la violencia del país y sentirnos tranquilos hasta que no haya igualdad, hasta que haya un proyecto económico de base que involucre a toda la población, que logre que los jóvenes puedan estudiar y trabar. Sentirse dueños de sí mismos y completos de cuerpo y alma.

"No estoy completo de la mente", es la primera frase de un indígena sobreviviente de una matanza del Conflicto Armado, aparece en "Insensatez" de Horacio Castellanos. Guatemala no está completa de la mente, ni del corazón. Nos hemos ido perdiendo, a Guatemala se le ha a ido Guatemala de las manos. Una Guatemala desbocada e incompleta. Una Guatemala en la que el pasado es el presente.

Me sucede entre una esquina y la otra. Al atravesar una calle y la que sigue. Guatemala sigue en un ayer de represión y violencia. Las historias de las torturas de ayer, son de nuevo el presente de mi generación en Guatemala. Guatemala que no esta completa sin el pasado que no pudo ser, sin El Ñoño de hoy, como metáfora de tantos más.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.