Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Si, pero usted Sr. Villalobos mató a Roque Dalton
Por Marcela Gereda - Madrid, 28 de marzo de 2007
marcela.gereda@gmail.com

La vida no vale nada
si ignoro que el asesino
cogió por otro camino
y prepara otra celada."

Pablo Milanés

Hace una semana, escribí un texto en el que intenté dar cuenta y respuesta a una nota publicada en el diario español El País, del ex guerrillero y consultor internacional para la resolución de conflictos, Joaquín Villalobos la cual se titulaba Guatemala, destino fatal. Dadas las críticas y comentarios a mi columna, veo y compruebo que no transmití lo que tenía por objeto, dejando la impresión de un mensaje inocuo. Una pedrada a Villalobos oblicua.

Además de esta nota de Villalobos en la que encuentro con tristeza su análisis maniqueo e irresponsable sobre la crisis de seguridad en Guatemala, con frecuencia me irrita abrir el diario de "izquierda responsable" El País y toparme sus artículos siempre con un detonante desde el cual Villalobos se proclama como un "héroe centroamericano, se anota en la lista de hombres de izquierda latinoamericanos que combinan inteligencia, lucidez y honestidad al mismo tiempo", en la que también se encuentra Sergio Ramírez. Quien es sin lugar a duda harina de otro costal.

Quien se postula como superhombre ante un público europeo desde diarios ingleses y españoles, y señala a Guatemala de "destino fatal", es nada más y nada menos que el asesino de Roque Dalton. Un traidor de la izquierda. Joaquín Villalobos arrastra la muerte de otros militantes de la izquierda centroamericana.

A Roque Dalton lo ajusticiaron so excusa de "colaborar con el enemigo". Dice Jorge Dalton (hijo de Roque Dalton) sobre la muerte de su padre : "El poeta fue golpeado salvajemente durante los días previos a su asesinato. Sus verdugos entre ellos Villalobos sabían de antemano a quien asesinarían. Se jactaban diciéndole en cada golpiza que pronto acabarían con la vida de un "intelectual de mierda y pequeño burgués", "en las filas de los revolucionarios no había cabida para semejantes traidores". A altas horas de la noche, Dalton fue colocado de espaldas frente a una pared, un disciplinado militante revolucionario entró a la habitación convertida en prisión y ejecutó la orden, volándole la tapa de los sesos el día 10 de mayo de 1975. La sangre del poeta se esparció por todo el cuarto, la que hubo que limpiar por varios días seguidos, según me contó un testigo de los hechos."

Por otro lado, Jorge Dalton, dice sobre Villalobos en la revista Cultura de El Salvador: "Mi padre fue secuestrado en 1975 junto a otro compañero de nombre Armando Arteaga, de seudónimo "Pancho", por miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo E.R.P, organización a la que ambos pertenecían. Fue llevado a una cárcel improvisada en una "casa de seguridad" donde funcionó "un consejo de guerra" integrado por Joaquín Villalobos, Jorge Meléndez, Vladimir Rogel y Alejandro Rivas Mira, autor intelectual del asesinato y jefe político de dicha organización"…y sobre Villalobos Jorge Dalton apunta:

"El ex comandante guerrillero, que en sus épocas de gloria fue recibido en Cuba con todos lo honores habidos y por haber, ahora vive tranquilamente, como lo hacen los ex militares genocidas salvadoreños que ordenaron el asesinato de las monjas norteamericanas en los años ochenta. Fue en el pasado, miembro de la dirección de una organización marxista leninista de corte extremista y militarista, que enlutó muchos hogares salvadoreños con crímenes que han quedado impunes de la misma forma que ha sucedido con Monseñor Romero y los curas jesuitas asesinados por el gobierno militar, al cual Villalobos, combatía con tanta heroicidad".

Partiendo de esa aclaración, hay otra consideración que deseo expresar. Primero, no estoy equiparando de ninguna manera a guerrilla y ejército. No es comparable, bajo ninguna circunstancia. Desde ninguna mirada o interpretación se puede equiparar las atrocidades cometidas por el ejército y la guerrilla. Cuatro o cinco masacres no son igual a la carnicería con la que el ejército, como aparato defensor y protector de los intereses de la oligarquía guatemalteca, y obedeciendo a una política de estado, reprimió y masacró a las poblaciones civiles. Aunque, desde un punto de vista moral vale la pena preguntarse , ¿es mejor quien mata a tres que quien mata a 400 o a 4000? lo cierto es que en ningún momento equiparar números implica comparar motivaciones ideológicas, las cuales, por su parte, tampoco justifican masacres de población civil, vengan de donde vengan.

Guatemala es un destino fatal, pero usted Señor Villalobos asesinó a Roque Dalton y a otros. Por ello le pregunto ya que usted dice: "Guatemala es ahora un destino fatal en manos del crimen organizado prisionero de una "vigorosa violencia". Los aristócratas entrenaron perros bravos para protegerse, éstos dejaron de obedecerlos y se han convertido en grandes capos del narcotráfico. Matan como les enseñaron y autorizaron a matar, sin compasión y sin reparar en quién es la víctima" ¿Qué diferencia existe entre (su ser oscuro que) quien mandó a asesinar al poeta y marxista-leninista Roque Dalton y los criminales envueltos en rencillas de la oligarquía y el crimen organizado ?

Es verdaderamente algo deshonesto, el hecho de que esta clase de personas se proyecten como héroes revolucionarios, cuando en la práctica fueron "guerrilleros" capaces de cometer actos tan atroces y tan viles como aquellos cometidos sistemáticamente por elementos del ejército. Esto marca sin duda una discontinuidad entre la filosofía y la práctica. Una diferencia abismal entre aquellos idealistas que entregaron su vida a un proyecto colectivo. Y, esos como usted señor Villalobos que venden al público internacional como superhéroes.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.