Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Instrucciones para desconstruir los mitos de los Chicago boys
Por Marcela Gereda - Madrid, 12 de junio de 2007
marcela.gereda@gmail.com

Alto. Observe. Reflexionemos juntos: el sistema económico neoliberal capitalista oligárquico sí existe en Guatemala, viene de un modelo colonial de corte semi-feudal articulado a la herencia que trajeron los seguidores de los " Chicago boys " (Fridrich Hayek y Milton Friedman) y la institución legitimadora de este dogmático y retórico discurso: la Mito-marroquín (digo mito porque sus relatos existen nada más en el papel, en la imaginación). La reproducción de un linaje desde la retórica. Vamos por partes:

Primero, la retórica neoliberal ha sido estudiada por el economista alemán Albert Hirschman, quien analiza la ofensiva neoliberal, es decir la mercantilización del espacio social. En Guatemala no hay tal cosa como un modelo mercantilista -como muchos lo creen-. Nada más lejos de la realidad. En Guatemala lo que hay es son varios modelos económicos coexistiendo de manera simultánea: economía proteccionista, monopólica, informal. Incluso la economía del crimen organizado: los sicarios, la droga y el homicidio. Nada nuevo.

Segundo, según los neoliberales, a través de la libre empresa y de la libertad de mercado, una vez des-regulada la actividad del mercado, todo el mundo se va a convertir en un empresario, todo el mundo va a progresar, y los que no quieran ser empresarios van a tener buenos salarios, y por goteo la riqueza va a llegar a todos. Otro mito más: el modelo neoliberal empobrece a los más y enriquece a los menos.

Tercero, el discurso neoliberal en el ámbito social contempla y la vez sirve de pantalla a los modelos económicos neoliberales. Sirve porque obliga a leer los fenómenos vinculados con la pobreza en términos de comportamientos sociales al margen de la economía de mercado.

Cuarto, el neoliberalismo no busca un proceso de intercambio libre de bienes y servicios. No señor. El neoliberalismo convierte todo en mercancía. Es una manera de entender y practicar el mundo, es una ideología empresarial. Tanto implícita como explícitamente, esta corriente de pensamiento dialoga con los miembros de un determinado colectivo sobre cómo éste debe de desenvolverse e interactuar dentro de la sociedad mercantilista regulada por un mercado controlado por ellos.

Quinto, Las doctrinas o ideologías neoliberales que promueve la Universidad Francisco Marroquín, son una cuestión completamente distinta en la teoría que en la praxis: en teoría, el mercado juega con reglas claras y tanto el consumidor como el productor son libres, sin embargo, en la práctica, no es el consumidor quien coloca las pautas, sino son los grupos de poder que avalan sus propios intereses protegiendo sus empresas y monopolios. Esto hace del discurso neoliberal un discurso pro-oligárquico y en favor de grupos monopólicos.

Sexto, el neoliberalismo analiza contexto social y político. Falacia gigante. El neoliberalismo es ahistórico. Desde esta manera de explicar la realidad se miran individuos libres sin las incomodas molestias de su encuadramiento circunstancial e histórico. Esto es lo que los lleva a afirmar que la lógica del mercado es la que ha regido a la humanidad desde sus inicios y la seguirá rigiendo hasta el final. Es la base del fundamentalismo del mercado.

Séptimo, a ver, piénselo: y, si en vez de pensar tanto en inversión económica, empezamos a pensar en inversiones humanas. Apostarle a la humanidad es volver a nosotros.

Octavo, a ver, reflexione. Observe. Contemple su entorno: ¿No encuentra acaso amplios conglomerados excluidos de la dinámica de consumo y empleo?, ¿no ve la gigantesca asimetría económica?  ¿No le parece necesario rechazar el mundo de la lógica neoliberal en el que todos estamos obligados a comportarnos y relacionaros como mercancías?, ¿No cree que ese ámbito desregulado en el que todos compiten en igualdad de condiciones no es otra cosa que un mito?

Noveno, a ver pues, re-pensémoslo juntos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.