Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La misteriosa ceguera optativa
Por Marcela Gereda - Madrid, 30 de julio de 2007
marcela.gereda@gmail.com

“Hay pobreza por el conflicto armado”. “Los pobres son huevones”.

Mañana soleada. Aparté mis manos sobre estas cuarenta teclas. Y vi hacia mi izquierda, encontré de nuevo el ensayo de Joseph Edward Keckeissen, de la Universidad Francisco Marroquín, en el que el autor menciona que las causas de la pobreza en Guatemala no se deben a una desigual distribución de la riqueza ni a la intervención yankee. Tampoco a formas específicas de la acumulación del capital. Ni a la distribución de la tierra. No señor, la pobreza, dice Keckeissen, se debe entre otros a “el alza en la intervención gubernamental en el mercado”.

Después de leer estas líneas en las que el autor agradece a sus mentores Ludwig von Mises y a Manuel Ayau, recordé la pregunta de la cooperante canadiense: ¿por qué hay tanta pobreza en Guatemala?, recurrí también a la respuesta simplista de la ex alumna de la marro “hay pobreza por el conflicto armado”. También recordé comentarios como “los pobres no salen de ahí por huevones”.

No busco hablar como una posible autoridad moral. Tampoco imponer juicios y criterios. No, nada parecido. En cambio, busco la reflexión crítica sobre el mundo que habitamos, desde el conocimiento y deconstrucción de lo que somos. De lo que nos conforma y habita hoy como guatemaltecos. Para explicarnos a nosotros mismos hace falta echarle un ojo a nuestro pasado.

La visión que tenemos sobre el mundo, legitima una manera de actuar sobre él. Nuestras percepciones y categorías hablan de una manera de explicar los sucesos históricos, a nosotros mismo y a los demás. A diez años de la firma de la paz en Guatemala, me parece una misteriosa ceguera optativa y una laguna histórica el que los sectores más “educados” de la sociedad no puedan explicar qué ha pasado y qué pasa ahora en Guatemala. Me sorprende y a la vez no me sorprende escuchar a ex alumnos de la Marroquín explicando la pobreza de manera simplista y miope. Diciendo que la gente es pobre porque “no quiere trabajar” o “porque es haragana y perezosa”.

Sería a caso mucho pedirles a los jóvenes de la burguesía que se hagan un favor y se den un paseíto por la historia del país. Que salgan de sus burbujas y estudien un poquito cómo esta articulado el poder en el país. Cómo es la estructura económica oligárquica y oligopólica.

En definitiva, la pobreza en Guatemala tiene que ver con cómo los criollos fundaron la nación guatemalteca, cómo definieron su tenencia de la tierra y su régimen económico, y crearon las fuerzas armadas que mantuvieron esa estructura funcionando, a sangre y fuego, hasta el siglo XX, con los costos sociales como hambre, enfermedad, pobreza y miseria que hoy supuestamente debiéramos de conocer.

Tiene que ver seguramente también con esa manera específica de acumular el capital y la tierra. Está directamente relacionada con la herencia de ese modelo colonial ejercido por los criollos, con la aplicación de políticas neoliberales, la mundialización de la economía, las dictaduras, la corrupción, la falta de políticas públicas, una tremenda desigualdad económica, la colonización y el imperialismo de Estados Unidos, entre otros.

La estructura y la naturaleza de las relaciones económicas, culturales y sociales en Guatemala han sido profundamente excluyentes, antagónicas y conflictivas, y son un reflejo de la historia colonial.

El carácter antidemocrático de la tradición política guatemalteca tiene sus raíces en una estructura económica caracterizada por la concentración en pocas manos de los bienes productivos, sentando con ello las bases de un régimen de exclusiones múltiples, a las que se suman los elementos de una cultura racista, que es a su vez la expresión más profunda de un sistema de relaciones sociales violentas y deshumanizadoras, dice la CEH.

El conflicto armado en Guatemala surge, entre otras razones, por esa estructura económica desigual.

Así, la pobreza en Guatemala no es el resultado del conflicto armado, sino una de sus causas.

Mañana soleada. Vuelvo a decírmelo: no ver una realidad que se tiene en frente es cegarnos a los hechos. No querer reflexionar el por qué más de la mitad de la población sigue sobreviviendo en condiciones miserables, al margen de la increíblemente desigual distribución del ingreso y de la riqueza es optar por ver ciegamente y vivir de espaldas al país.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.