Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El físico nuclear en Sumpango
Por Marcela Gereda - Guatemala, 3 de septiembre de 2007
marcela.gereda@gmail.com

El jueves pasado asistí a  la entrega del Premio Nacional de Literatura "Miguel Ángel Asturias”, 2007. Esta vez estaría demás repetir vida, obra, fechas y lugares comunes, que a estas alturas ya están sobre dichas. Prefiero hablar de la persona excepcional que se esconde detrás de este galardón: Mario Roberto Morales.

Hace tres meses, antes de que la noticia del Premio fuera oficial, entrevisté a Mario Roberto para el diario español La Insignia www.lainsignia.org, entre “cañas” y alegre plática; anécdotas, boquerones, canciones de Pedro Infante y Chava Flores, Mario Roberto habló sobre lo que hay detrás de su tinta, sobre lo que ha captado su pluma en la construcción de su obra que expresa nuestra identidad como "una práctica estética que nos da sentido cuando nosotros la construimos hermosa y libre".

Mientras transcribía la entrevista, recuerdo retroceder una y otra vez la cinta, asombrada de la coherencia de su palabra: Mario Roberto es más de lo que alcanza a decir con sus palabras que siempre son precisas. En su manera tan estimulante de expresarse, parece algunas veces que las palabras le salieran de las yemas de los dedos o del seño fruncido. Me detuve en sus reflexiones sólidas y honestas, en cómo piensa lúcida y críticamente, llegando a verdades a través de su propio lenguaje. Me reí con su ironía y sarcasmo para nombrar y contar, rompiendo con cualquier ritualismo y respeto absurdo .

Dice MR en la entrevista: “ escribir es jugar con el espejo, la literatura es una forma de auto-conocimiento, por eso es efectivo practicar las técnicas del surrealismo y hacer fluir el inconciente, así, el espejo lo acaba viendo a uno, no uno a la imagen del espejo, es un dialogo con un "yo" que está mas allá del que yo imagino y que sale en la escritura, porque la escritura es un acto de catarsis. De absoluta sinceridad y desnudez. El juego del espejo es peligroso porque entras en contacto con la propia verdad. El espejo a menudo para siendo el que le habla a uno, el que lo ve a uno”.

Con su basta y lúcida obra, su entrega a su tinta, a su “juego con el espejo”, sus ironías y sus bromas, su pasión por la música y por el cine, MR le da a todo un sentido terrenal que lo hace ser un verdadero ser humano, sin complejos. Se siente cómodo sabiendo que la vida es aquí y ahora. Creo que el diálogo intergeneracional que mantenemos algunos jóvenes con MR es una búsqueda de ir a la raíz de los problemas. Queremos estar cerca de él por que nos trata a todos como iguales, no es complaciente, no cede a la comodidad de "sentirse viejo y experimentado", más bien es un joven entre los jóvenes. Nos entusiasma la interlocución al constatar que detrás de su genial obra, hay un ser humano excepcional, capaz de construir desde la desmitificación y el recurso de la risa, como una manera de actuar y asumir el mundo.

El jueves 30, celebrando el otorgamiento del premio, me sentí feliz. Advertí felices a los amigos, aplaudiendo el reconocimiento a un amigo . Un premio más que merecido por su trayectoria: haber sabido reflejar a lo largo y ancho de su obra originalidad, lucidez, ironía y el manejo dinámico de una narración  en clave libre, crítica y antisolemne. También Satisfechos de que, en un país impune y camandulero, excepcionalmente el talento también se impone.

En 1972 Mario Roberto escribió “Matemos a Miguel Ángel Asturias” como un homenaje al Nóbel, una manera de decir que era necesario matarlo para dotarlo de vida entre los jóvenes escritores de aquella época. Asimismo, hoy el homenaje más alto para Mario Roberto, es para nuestra generación tener voz propia. Como él hubo de exorcizar a Asturias: alejarse para acercarse, ahora ha de intentarse buscar determinación y libertad para expresar a nuestra generación y expresar a este país, en el que ser escritor (en palabras de MR) es como ser físico-nuclear en Sumpango.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.