Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A quienes se aferran a la vida como garrapatas.
Por Marcela Gereda - Guatemala, 1 de octubre de 2007
marcela.gereda@gmail.com

Buenos días. Muchos días de tranquilidad, justicia e igualdad a las manitas pequeñas. Y las miradas ingenuas. La explosión de vida. Los apenas pasitos que un día quieren ser pasotes. Un relámpago espontáneo: la renovación de la esperanza y la ilusión de vivir, la niñez.

Creo que lo que la sociedad dé a los niños, los niños darán a su sociedad. Si un niño recibe justicia va a devolver justicia. Si un niño recibe violencia, es probable que con esto mismo responda.

Según la Comisión del Esclarecimiento Histórico, se constató que durante el conflicto armado una gran cantidad de niños fueron víctimas de masacres y ejecuciones, separaciones forzadas, torturas y violaciones. La guerra supuso un rompimiento del tejido social y la institucionalización de secuestros, torturas y desapariciones. Generando estos sucesos en la mente y corazón de la niñez (atormentada por una guerra que no era de ellos) una manera diferente de estar en el mundo: descontento, dolor y sufrimiento como formas de ver y explicar la vida. De acuerdo con la Comisión del Esclarecimiento Histórico, 14 de cada 100 personas torturadas eran niños.

Por otro lado, UNICEF estima que entre 100 mil y 150 mil niños quedaron huérfanos de uno o ambos padres por el conflicto armado interno. Con todo y lo pavoroso de estas cifras, en Guatemala no existe Ministerio o ente especializado para la atención y protección de la niñez y de la adolescencia.

Buenos días a la niñez chapina, que se aferra a la vida como garrapata. Buenos días a dejar de mirar a los padres para empezar a escuchar a los hijos. Buenos días a la inversión humana de ese mundo con una lógica propia llamada niñez. Buenos días a la libertad y al abrazo. Adiós al rechazo y el abandono. Buenos días a la vida en el actual proceso de globalización.

¿Cómo experimenta hoy la niñez guatemalteca la globalización? Por primera vez en la Historia, los hijos son más expertos que sus padres en relación al conocimiento y manejo de Internet. La Generación X, marcada por las incertidumbres y paradojas de la sociedad posmoderna, es la primera generación que llegará a la mayoría de edad en la era digital. Internet, bites, iPods, chats, e-mails, webs y videojuegos configuran hoy visiones de la vida y del mundo que antes no existían, lo cual genera no solo nuevas maneras de entender el mundo sino también nuevas formas de exclusión.

Por ejemplo, ¿qué une y qué separa a Felipe en Villa Nueva y a Julio en el Colegio Americano, quienes, viviendo en lugares muy cercanos, viven un abismo de distancia entre una ciudad periférica y la inmensa ciudad capital y; sin embargo, se identifican quizás con un mismo estilo de vida? ¿Cómo convergen y cómo divergen sus modos de vida y sus visiones del mundo?

Identidades híbridas que corresponden a las culturas de la era de la información, en la que se yuxtaponen tradiciones locales y globales, americanas y europeas, presenciales y virtuales. Ayer y hoy, Guatemala se inscribe en un proceso en el que la niñez no ejerce sus derechos de manera igualitaria. El derecho sirve para organizar a la sociedad. Para superar las asimetrías. Y si vemos qué nos dice el termómetro sobre el cumplimiento de los derechos infantiles, nos encontramos con lo que ya de sobra se sabe: hambre, falta de educación y de salud. Trabajo infantil. Niños pegamenteros, huérfanos y abandonados. Creciendo en procesos de marginalidad, narcotráfico, remesas, maras.

¿Por qué muchas veces la niñez se convierte en eso que luego el sistema va a perseguir? ¿Será porque el sistema crea sus propios despojos? Buenos días a la conciencia de cómo funciona el sistema, a la lucha por la paz y la justicia. Al amor por el juego y a seguir siendo chispudos, ocurrentes y lúdicos.

Y mientras escribo esto sé que está naciendo un niño, y mientras usted amigo lector lea esto, otra explosión de vida en Guatemala y en el mundo tendrá lugar. El mundo al alcance de la mano: el milagro de la vida.

Feliz Día del Niño para los niños, en cuya sonrisa se acredita la utopía. Buenos días al milagro de sentirnos vivos en ese tiempo en el que el mundo nos pertenece, y todo, todito es posible. Buenos días, niños de Guatemala.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.