Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tras largos años, se hará justicia contra el racismo
Por María Odette Arzú Castillo - Guatemala, 17 de marzo de 2005

Rigoberta Menchú, tras largos años de lucha, desde la muerte ignominiosa de su padre en la Embajada de España, un 31 de enero de 1980 está a punto de obtener su victoria sobre tanta gente malvada, que desde chistes, comentarios e insultos, ha tenido que sufrir, sólo por el pecado de ser indígena en este país, en que el último extranjero que entra por sus fronteras ya se cree el amo del cotarro y el mandamás de todos, porque sea blanco o blanqueado al estilo de Michael Jackson.

En estos momentos, después de haber soportado tantas vejaciones: escupitazos, insultos y hasta puntapiés, sin que nadie se atreviese a defenderla, ella solita se ha ido a los tribunales de justicia para que sus ofensores sean castigados como lo manda la ley. Eso esperamos, para darle una tremenda lección a todos los anteriores casos, que por H o B se han dormido en el sueño de los inútiles, y para que sepamos, de hoy en adelante, que no podremos manejar a nuestro antojo a nuestros hermanos indígenas, que tienen la misma alma y el mismo corazoncito que tenemos nosotros.

Esta nación es de todos, y por lo mismo, todos tenemos el derecho de entrar y salir de cuanto lugar público esté al alcance de nuestros bolsillos. No se podrá permitir que el traje distinga al personaje. Si es verdad que vivimos en una democracia, deberemos respetarla. Un traje para algunos humilde, mas para nosotros bello y hecho a mano con tanto sacrificio, vale más que los hechos por los famosos modistas europeos. Demostremos que vivimos en un paraíso con un clima de Eterna Primavera, que nuestros compatriotas son nuestros hermanos con sus "costumbros", que debemos respetarlas, así como ellos respetan las nuestras.

Espero, finalmente, que este juicio no se duerma a manos de los "cafecitos", tan en moda hoy en día en que se cambian las opiniones y las leyes, tras unas horas del delicioso brebaje que cultivan nuestros campesinos con tanto amor, como nosotros lo vendemos.

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.