Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Mcdieta
Por María Olga Paiz - Guatemala, 21 de marzo de 2005

Comió solamente McDonald's durante 30 días.

'Supersize me', el documental que no ganó el Oscar, narra la historia de un hombre que se somete a una estricta dieta McDonald's durante 30 días. Morgan Spurlock, habitante de la nación más obesa del mundo, está dispuesto a probar en carne propia cuánto daño puede hacerle al cuerpo ser parroquiano de restaurantes de comida rápida

Antes de empezar, este hombre abstemio y no fumador de 1.80 metros y 185.5 libras se hace examinar por un cardiólogo, un gastroenterólogo y un internista que lo encuentran en condición física arriba del promedio. Con un 11 por ciento de grasa corporal, un nivel de colesterol a 168, los tres médicos coinciden en que es un hombre sano.

Durante 30 días le veremos desayunar almorzar y cenar en McDonald's y atracarse los menús agrandados hasta vomitar. Tras 5 días, aumenta 9.5 libras y se siente deprimido. Después de 12 días de Mcdieta y vida sedentaria, aumenta 17 libras y sufre de migraña. Dieciocho días de comer hamburguesas le han provocado fatiga, problemas de erección y el gastroenterólogo le advierte que ha enfermado del hígado. A los 21 el cardiólogo le sugiere que desista del experimento bajo riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Para cuando acaba, el hombre pesa 210, ha duplicado su riesgo de enfermar del corazón, su colesterol se ha disparado 65 puntos y su grasa corporal ha ido de 11 a 18 por ciento. A Spurlock le tomó ocho semanas de dieta vegetariana reducir el colesterol y sanar su hígado y cinco meses de dieta y ejercicio reducir 20 de las 24.5 libras que aumentó.

La impresión que me dejó el deterioro físico de ese hombre es difícil de borrar. El viernes que mis hijos quisieron ir a McDonald's a celebrar las vacaciones de verano, accedí. No es cuestión de volverse vegetariana radical, me dije. Pero no pude evitar la nausea al hincarle el diente a la quesoburguesa y sentí una urgente necesidad de contarles esa historia de horror.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.