Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La tía pirata
Por María Olga Paiz - Guatemala, 26 de marzo de 2007

Lo siento, mi tía solo delinque para la familia.

Yo no tengo un papá pirata; tengo una tía pirata, vaya. Cada cierto tiempo llega con su botín de estrenos recientes. Ella misma los desencripta e imprime sobre el disco carátulas que copia del internet.

Un trabajo impecable de un ama de casa muy meticulosa.

Cómplice gozosa, embolso mi preciado botín y al llegar a casa, cuando los niños se han dormido, veo películas. He visto en pantalla de 32 pulgadas The Departed, Little Miss Sunshine y el Laberinto del Fauno.

Si tuviera que esperar a que las exhibieran en las salas de cine, tendría que tragar en seco ese sentimiento de vivir en una esquina del mundo; más acuciante ahora que el internet ha trastocado las distancias y el tiempo. Pero los piratas (y la tía pirata) nos han liberado del provincianismo. También del engorro de rentar originales en mal estado a los alquileres de videos, amén del pago de multas estratosféricas por devoluciones a destiempo.

El ligero malestar que quisieran hacernos experimentar los estudios cinematográficos con los maniqueos anuncios antipiratería que calzan a todos los largometrajes resulta nimio. Insignificantes son este y otros esfuerzos por defender sus ganancias legales, cuando ya se descargan 600 mil películas diarias del internet.

Un par de labradores han sido entrenados a un costo de 17 mil dólares para olfatear los químicos empleados en los discos ópticos, pero ahora el sindicato de Johor, los padres asiáticos de la piratería a quienes las perritas contribuyeron a hacer perder 3 millones de dólares en copias, ha puesto ya precio a sus cabezas caninas. Qué mundo. Mejor sería cambiar con los tiempos, digo yo.

Es cuaresma y no debería andar haciendo apología del crimen. Pero si las consiguen prestadas o en la Sexta, no dejen de ver esta Semana Santa las tres películas que les mencioné. Lo siento, amigos lectores, la tía sólo delinque ad honórem para la familia.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.