Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Súbito entusiasmo socialdemocrata
Por Mario Palomo - Guatemala, 25 de mayo de 2005
mariopalomo77@gmail.com

Algunos comentarios acerca del súbito entusiasmo socialdemócrata; me he permitido extenderme sobre el comentario anterior.1

El autor podría tener razón en algunos de sus puntos, sino se dejara llevar de manera abrumadora por medias mentiras y medias verdades. Paso a explicarme: Si bien no soy un crítico oficioso de la socialdemocracia, sí apuesto a la crítica de izquierda, desde una perspectiva de izquierda, es decir, desde la autocrítica. Considero que la corrosividad en la crítica permite sacudirse aquellas cosas que no permiten que avance el pensamiento, a la vez que permite airear temas “tabu” para que, más temprano que tarde, dejen de serlo.

Desde quien defiende los postulados de la democracia burguesa, y la representatividad pluralista del guetto político que es el ejercicio del poder en la actualidad, no sólo aquí, sino en Europa y EEUU; es claro: para darle continuidad al asunto, que gobierne la socialdemocracia, por qué no. Es más, me atrevería a decir, que incluso para Texas y el resto del sur de EEUU, el proyecto no estaría mal, quién quita, talvez hasta las “Dixie Chics”, podrían jugar un papel que ahonde los sentimientos de la justicia social, del patriotismo bueno, y un alivio esperanzador para el proletariado rural del trailer sureño. No importa, es igual, el proyecto en el mundo entero siempre se basa en las buenas intenciones de la socialdemocracia, que por una u otra razón, siempre se ven truncadas por las artimañas de comunistas radicales, o por la intransigencia de la derecha troglodita.

Discurso viejo, bien intencionado, pero viejo. ¿Socialdemocracia en Guatemala, o Izquierda simpática a la oligarquía?

Esta pregunta no nace de una mala intención, en serio, más bien responde a interrogantes surgidas después de ver el modo en que las distintas facciones de la izquierda subsisten en la actualidad, y que conste, es un clima generalizado. ¿Libre Encuentro, o Encuentro por Guatemala?, se sabe que es vox populi la inyección monetaria auspiciada por Dionisio Gutiérrez en el caduco proyecto político donde Nineth Montenegro gano fama y ventaja en los lobby´s de la oligarquía chapina. Si estoy errando –lo cuál dudo- pido perdón y que la historia se encargue de confirmarlo.

Ya en un artículo publicado en albedrío subrayaba yo estas actitudes, no sólo en la izquierda ninethista, sino al interior de la izquierda institucionalizada, oenegera, y caduca de la URNG.

Pasando a otras cuestiones ligadas al artículo, me parece muy vago, afirmar que la socialdemocracia “derramó la sangre de sus valientes dirigentes mientras los comandantes de la guerrilla se encontraban a salvo en el extranjero” –no con esas palabras, pero sí con ese significado-. Ese siempre ha sido un argumento de derechas, incluso de verdugos mientras torturaban y exigían informaciones. Siendo justos me parece que las muertes de Colom Argueta y de Fuentes Mohr, -quienes su ejemplo me merece mucho respeto- se inscriben en un contexto en donde divisar al enemigo era mucho más sencillo que en la actualidad. Sin embargo ellos escogieron maduramente su cancha en la lucha, otros lo hicieron –de manera más acertada- en la montaña. La muerte de ambos, Mohr y Colom, en todo caso terminó por confirmar lo que a todas luces era inexorable: la lucha no podía llevarse a cabo en un escenario de participación política. Estábamos en medio de una contrarrevolución, y la oligarquía aún tosca, era una con el ejército. Que no confunda el hecho de que ahora la oligarquía se haya “afrancesado” en sus modales; no se olvide que sigue siendo oligarquía.
El resultado final, de 36 años de lucha, mas nueve de decepciones, es sin duda alguna la circunstancia actual: El paradigma neoliberal basado en la radicalización de la dependencia y el subdesarrollo. El juego político actual es un “engatuzababosos”, en donde las derechas opusdeístas se hacen las liberales, las izquierdas se enamoran de las derechas, la socialdemocracia se hace la “buena” alternativa, y los muertos aún continúan sin estar a salvo del enemigo que parece no acabar de vencer.

Y último, el hecho de que la socialdemocracia no haya gobernado en el país, no implica que necesariamente tenga derecho. Esos “dulces paladines” se ganaran el respeto de la gente cuando pasen del vinito en el lobby empresarial, y sus diez minutos de “Cuestión de Minutos”, y encaren con el rostro descubierto no sólo al proletariado del terror, sino a su gran beneficiario: la oligarquía tierna, jugosa y crujiente, y sus sutilezas extra light.

Esto dá para más, pero espero que las ideas sigan peloteando…

Nota de la redacción: El artículo que generó el presente puede leerse en: www.albedrio.blogspot.com ó aquí.


[1]A mí me parece sumamente interesante, sin embargo, hay miles de años luz entre el proyecto socialdemocráta de Colón y Mijangos, y la actual propuesta. Es más, no se olvide, que despues de las ultimas elecciones, también URNG hizo muecas de hacerse a la socialdemocracia, dándose así un colorón de oportunista. Habría que examinar, si lo que hay detras de izar la bandera de la socialdemocracia surge como producto de una autodeterminación crítica y propia, o si se trata de una estrategia más, para ganar cancha y notoriedad política, ahora que hasta la oligarquía terrateniente, todo anacafe, la marro, agexpront y hasta reconocidos miembros del cacif se hacen los "democráticos".

Comprendo el entusiasmo, pero un afán por no contarse cuentos, obligaría a ver de cerca estos mínimos detalles.


Fuente: www.albedrio.blogspot.com - 240505


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.